El Dr Weil una eminencia salido de la escuela médica de Harvard, inventó esta técnica de relajación con la que verdaderamente podremos conciliar mejor el sueño y que está teniendo un sorprendente éxito entre quienes la practican.

Esta técnica no trata de vender ningún producto ni cursos, solo hay que seguir con atención los pasos y se consiguen los efectos deseados de una manera gratuita y natural. Vamos a ello. Primeramente  una vez estemos tumbados en la cama recordemos los números 4,7,8, estos son los que determinarán tu respiración cuando quieras dormir.

Los pasos son los siguientes:

  1. Tomamos aire por nuestra nariz durante 4 segundos 
  2. Mantenemos el aire durante un período de 7 segundos
  3. Expulsamos la totalidad del aire de nuestros pulmones durante 8 segundos
  4. Repetir el proceso hasta quedare dormido

La mayoría de las personas que lo experimentan no aguantan más de cuatro procesos seguidos.

¿Cual es la razón del funcionamiento de esta técnica?

El estrés que llevamos en nuestra vida, sumado a otras sustancias como la cafeína, son factores que no ayudan a que realicemos correctamente nuestra respiración. En estas situaciones respiramos más rápido y de manera menos profunda, concentrándose los niveles de gases (oxígeno y dióxido de carbono) en sangre no en la forma adecuada.

Con la técnica descrita anteriormente controlamos nuestra respiración para volver a dar a nuestra sangre la concentración de gases a valores normales, bajando el ritmo cardiaco y aumentando la relajación corporal.  En varias culturas orientales se realizaban técnicas similares pero el Dr Weil trabajó en simplificarlas, comprobando que la efectividad no disminuía.

Pueden, además aplicarse en otros momentos donde queramos disminuir la ansiedad como pueden ser:

  • Antes de que tengamos que hablar frente a un público
  • Antes de iniciar un partido de fútbol
  • Al encontrarse con una mala noticia
  • Cuando montemos en avión o durante el vuelo      
Prueba la técnica y tu decides si te es de utilidad, la importancia de conciliar el sueño de una manera regular es muy importante e incide globalmente en nuestra salud.