Los cerebros de los pacientes deprimidos presentan inflamación. Este es el descubrimiento del Centre pour Addiction et santé mentale (CAMH) en Toronto (Canadá), que abre el camino a nuevos tratamientos. Uno de los misterios de la Depresión es que no siempre se sabe el origen. Y el 30% de las personas con depresión severa siguen siendo resistentes a los tratamientos conocidos actualmente. Una nueva hipótesis acaba de nacer en la comunidad científica. ¿Y si una parte de las depresiones están relacionadas con la inflamación del cerebro?



La hipótesis está sustentada en varios hechos. En los seres humanos, como en los animales, la activación del sistema inmune provoca comportamientos (estado de ánimo sombrío, anhedonia o incapacidad para experimentar placer, anorexia y pérdida de peso) que también están presentes en la depresión severa.

Además, los marcadores periféricos (sanguíneos) de la inflamación con frecuencia también se encuentran en la depresión. Por último, las enfermedades inflamatorias se asocian con altos índices de depresión.



La severidad de la depresión está relacionada con el grado de inflamación

A pesar de todas estas pistas, los investigadores aún no tenían evidencia real de la inflamación del cerebro durante un episodio depresivo. Esto es lo que el equipo canadiense de Jeffrey Meyer investigó. Para ello, se ha centrado en un marcador, la distribución volumetrica de unas proteínas llamadas "de translocación" (TSPOVt). Se sabe que esta distribución aumenta cuando el sistema inmunitario del cerebro (microglia) se activa durante la inflamación.



20 pacientes sufriendo un segundo episodio depresivo severo y no tomando la medicación después de 6 semanas y otros 20 sin depresión, han pasado un examen de imaginería médica, PET, que detectaba TSPOVt.

Vídeos destacados del día

Resultado final: la inflamación es de media superior al 30% en las tres regiones del cerebro (corteza prefrontal, corteza cingulada anterior y corteza insular) en las personas deprimidas. Y la importancia de la inflamación depende de la gravedad de la depresión.



"Este descubrimiento proporciona la evidencia más completa hasta la fecha de la inflamación del cerebro, y más específicamente la activación de la microglia en los episodios depresivos severos", concluyen los autores. Este importante hecho implica que las terapias que reducen la neuroinflamación podrían ser prometedoras para el tratamiento de una parte de las depresiones. Otros investigadores ya están buscando la causa de la inflamación. ¿Es viral, bacteriana o parasitaria?