Muchísimas noches no hemos podido pegar ojo a causa de los ronquidos de nuestra pareja o viceversa. Los ronquidos son un problema que padecen y sufren muchas personas. No le damos mayor importancia porque creemos que es normal, sin embargo, pueden llegar interrumpir nuestro sueño por las noches y en consecuencia influir en nuestra calidad de vida al despertar.

En medicina si el ronquidos se vuelve crónico, y no deja dormirnos, se le llama "apnea del sueño", que es un trastorno en que una persona realiza una o más pausas en las respiraciones durante el sueño. El paso libre del aire se obstaculiza, nuestra garganta se estrecha y el aire que sale y entra es mínimo, por lo que causan vibraciones en nuestra garganta y se producen los sonidos tan molestos del ronquido.

La obstrucción completa se conoce como "apnea".

Han surgido numerosos métodos y maneras para evitar roncar, consejos y prácticas de todo tipo que pueden tener eficacia o no dependiendo de cada persona. Para intentar ayudar en la medida de lo posible vamos a enumerar algunos consejos para intentar subsanar en parte esos molestos ronquidos que interfieren en nuestro descanso.

Hemos de evitar en lo posible una cena abundante antes de irnos a la cama y evitar también el consumo de bebidas alcohólicas. Si practicamos con frecuencia algún deporte y no somos fumadores tendremos más posibilidades de evitar los ronquidos nocturnos.

También es muy importante la postura que adoptamos cuando estamos dormidos. Está demostrado que la manera más acertada para dormir y no roncar es la lateral, pues evita que se compriman los pulmones y nos facilita la respiración.

Vídeos destacados del día

También es importante beber mucha agua pues disminuyen las mucosidades y evita que se seque la garganta, de hecho es recomendable beber un vaso de agua antes de irse a la cama.

Necesariamente nuestra habitación y la cama donde dormimos debe estar limpia y libre de polvo y suciedad que puedan ser un obstáculo para nuestra respiración, por eso el aire del dormitorio deberá renovarse a diario para evitar en lo posible las dificultades respiratorias.