Sovaldi, tratamiento de dudosa efectividad para el tratamiento de la Hepatitis C y, comercializado por Gilead Sciences, fue puesto a la venta a finales del 2013 sin embargo, los datos sobre los resultados de las pruebas clínicas llevadas a cabo a partir de 2011, no se conocieron hasta mediados de 2014. ¿A que no cuadran las fechas? Tampoco resulta muy ortodoxo afirmar, tras los ensayos clínicos, que el medicamento resulta eficaz en un 90% cuando tan solo se obtuvo una bajada de la "carga viral", no una curación. Por lo que, la comercialización del medicamento, se hizo de un modo arbitrario y casi a modo de experimento masivo.

Objetivamente, no ha habido ninguna comunidad científica, excepto la, estrechamente relacionada con el "chanchullo", que haya apoyado los informes de Gilead en cuanto a la efectividad real del fármaco.

Ni siquiera se han llevado a cabo estudios previos a la comercialización de este fármaco contra la Hepatitis C; es más, la propia Agencia Europea del Medicamento, admite que se trata de un medicamento que aún se encuentra en proceso de evaluación en cuanto a "riesgo-beneficio" por lo que no se puede asegurar que sea, al menos, seguro o, simplemente, inocuo.

En el transcurso de la 64º reunión de la American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD), que se celebró a finales de 2013, dos miembros del Departamento de Farmacología y Terapéuticas de la Universidad de Liverpool, Saye Khoo y Andrew Hill, presentaron un estudio denominado, Minimum costs to produce Hepatitis C Direct Acting Antiviral, donde dejaron claro que, el verdadero coste de los tratamientos que se usan en combinación con sofosbuvir y daclatasavir, sería de 78 a 166 dólares y 438 a 938 dólares las combinaciones con sofosbuvir, simeprevir y ribaverina.

Vídeos destacados del día

Recordemos que, este último, ronda los 50.000 euros en el mercado.

Initiative for Medicines, Access & Knowledge (IMAK), sociedad compuesta por numerosos científicos y abogados, sostiene que el precio lógico para el completo tratamiento de la Hepatitis C, no debería exceder los 400 dólares. Y mientras unos y otros manejan desorbitadas o razonables cifras, los más perjudicados siguen esperando su tratamiento con la esperanza puesta en volver a sus casas con una saludable sonrisa.