Algunas personas ancianas de 80 años o más, a pesar de su avanzada edad ostentan una memoria episódica muy exitosa, cuya vivacidad es igual y a veces superior que la de personas de edades comprendidas entre 20 y 30 años menos. Son los "SuperAgers", en español sería "superancianos". Cuando una persona llega a la vejez, la mayoría de nosotros, finalmente experimentaremos un deterioro cognitivo, sin embargo estas personas a veces alcanzan los 90 años, con la capacidad de una persona de 60 años de edad. En 2007 científicos del Cognitive Neurology and Alzheimer's Disease Center de la Universidad Northwestern (Illinois, EE.UU.) establecieron esta categoría de personas mayores de alguna manera "no estándar"

Estos mismos investigadores, acaban de publicar en la revista científica The Journal of Neuroscience el primer estudio que intenta entender lo que permite a estos ancianos conservar la memoria episódica tan eficiente.

Un desafío importante en un momento en el que el envejecimiento de la población hace que los problemas de demencia senil sean cada vez más frecuentes.

En la memoria a largo plazo, hay la llamada parte semántica, que se refiere a los conceptos adquiridos, residuos de experiencias cognitivas y memoria episódica o "autobiográfica", por otra parte, en referencia a episodios o eventos experimentados por el sujeto. Pero la evaluación de esta memoria episódica es un aspecto clave en el diagnóstico de las enfermedades demenciales en los ancianos. Según Tamar Gefen, autor del estudio, "La identificación de los factores que contribuyen a dar capacidades de memoria inusuales los "superancianos" nos permite ofrecer nuevas estrategias para ayudar las personas mayores a mantener su función cognitiva y el desarrollo de tratamientos contra algunos tipos de demencia".

Vídeos destacados del día

Para su estudio, los investigadores reclutaron a 70 personas: de ellos 31 "superancianos", 21 personas sanas de edad avanzada con capacidades normales para su edad y cerca de 18 "jóvenes" de 50 a 60 años de edad. Resultó que los cerebros de los "superancianos" tenían tres características distintivas en el cerebro: la corteza cingulada anterior más gruesa, un número significativamente menor de ovillos neurofibrilares (marcadores tempranos de la enfermedad de Alzheimer) y sobre todo una gran cantidad de un tipo particular de neuronas, por lo general asociadas con una inteligencia social más alta: las neuronas VEN, llamadas así en honor al neurólogo austriaco Constantin von Economo.

Los análisis postmortem realizados en cerebros, mostraron que el número de neuronas VEN era cerca de tres a cinco veces mayor en la corteza cingulada anterior de los "superancianos" en relación con el cerebro de personas más jóvenes. "Creemos que estas neuronas VEN desempeñan un papel esencial para la transmisión rápida de la información pertinente relativa a las interacciones sociales", afirma Changiz Geula, coautor del estudio.

"Esto explicaría que están involucrados en mejores capacidades de memoria". #Investigación científica