Desde hace mucho tiempo, se ha asociado un prolongado tiempo de ocio frente a la televisión con un estilo de vida sedentario y perjudicial para la salud, destacándose sobre todo el aumento de la obesidad infantil.

Pero la hipertensión es otra enfermedad a tener en cuenta, según señala un estudio dirigido por investigadores de las universidades de Zaragoza y de Sao Paulo, cuyas conclusiones se basan en un análisis previo de los hábitos de 5.221 #Niños de diferentes países europeos (España, Alemania, Hungría, Italia, Chipre, Estonia, Suecia y Bélgica) con edades comprendidas entre los 2 y los 9 años.

Los niños que pasan más de dos horas, frente a una pantalla aumentan en un 30% el riesgo de padecer hipertensión, afirma la investigación.

No hacer algún tipo de ejercicio físico diario, además, incrementa las opciones al 50%.

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de las arterias. Una presión alta significa que la fuerza ejercida es excesiva. El peligro de esta patología es que no hay síntomas que avisen del problema; cuando la hipertensión adquiere un nivel peligroso, entonces se detectan dolores de cabeza fuerte, problemas de visión, estados de confusión e incluso náuseas y sangrado nasal.

La afición a la televisión, a las videoconsolas o a los ordenadores es un hecho preocupante, explican los autores del estudio, pues es un hábito común y bien asimilado por la sociedad europea. Un aumento de la presión sanguínea a esas edades es causa suficiente para la aparición de una angina de pecho en la edad adulta, además de otras complicaciones cardiovasculares.

Vídeos destacados del día

Para hacer frente al sedentarismo, se recomienda acostumbrar a los niños a realizar como mínimo una hora diaria de ejercicio físico, que actúa como vasodilatador natural y disminuye la presión arterial.

Los resultados han sido publicados en el International Journal of Cardiology, bajo el título "Incidence of high blood pressure in children -Effects of physical activity and sedentary behaviors: The IDEFICS study. High blood pressure, lifestyle and children".