"Stop anxiété", "Fix depression", "Stress free life"...Más de 1000 aplicaciones gratuitas o de pago, proponen ayudarnos a superar un día estresante e incluso un episodio depresivo. ¿Pseudociencia o verdadera ayuda? Las hay de varios tipos, algunas serias como "Mood and anxiety diary" o, más lúdicas como "How are you?", ofrecen algún tipo de seguimiento de nuestros estados de ánimo del día a día, al observar lo más objetivamente posible las fluctuaciones de nuestro estado mental. Monitorearse ya es tratarse, evaluar ya puede reducir un poco los síntomas, incluso aunque no se trate de una terapia en sí.

Joel Swendsen, director de investigación en el Institut de neurosciences cognitives et intégratives d'Aquitaine, premio Dassault en 2014 por su trabajo en la aplicación de tecnologías móviles para los trastornos mentales graves, afirma: "Es como un diario inteligente que sigue los cambios con mucha más precisión que pueda hacerlo un terapeuta. Algunos programas pueden hacer preguntas sobre la base de las respuestas que le proporciona el usuario. Y si eso no funciona, la idea es provocar respuestas psicoterapéuticas. La llamada al médico está indicada en situaciones peligrosas. Aunque, las ideas suicidas no están integradas".

La ventaja es que permiten a personas que no se atreven a consultar, comprender sus síntomas, y ayudan a abrir nuevos caminos. Sabiendo que la mitad de las personas deprimidas no están sometidas a tratamiento, esto puede ser positivo. Sin embargo hay aplicaciones para el gran público, a veces muy simples, que sólo se proponen aumentar el bienestar y no estén destinados a una población enferma. Es necesario comprobar a quién van destinadas. Para un paciente deprimido, mejor consultar y pedir consejo al médico.

Otra gama de aplicaciones dedicadas a problemas psicológicos va un paso más allá, proporcionando acceso a las conversaciones con la comunidad en un foro donde uno puede hablar de sus problemas, o mediante la conexión con "oyentes" anónimos. No se debe confundir con las consultas en línea de psicólogos entrenados, terapeutas que ofrecen sesiones a través de Skype, e-mail, teléfono o SMS.

Vídeos destacados del día

Al comienzo estas e-terapias fueron mal recibidas, tildadas de deshumanizantes, aunque actualmente se suelen considerar válidas.

Sin embargo, por lo general la mayoría de estas aplicaciones para teléfonos móviles nos proponen seguir terapias basadas en el pensamiento positivo y la autoayuda, que son charlatanería que se puede englobar en el ámbito de la pseudociencia. Los defensores del pensamiento positivo (psicología que es metodológicamente defectuosa) proclaman que todo es posible siempre que mostremos una actitud adecuada, eliminado de nuestra vida las quejas por los reveses que sufrimos, quejarse es una pérdida de tiempo. Se han de considerar los golpes como oportunidades y en vez de quejarte (por ejemplo contra el que te golpea) uno ha de esforzarse en devolver una sonrisa. Por otra parte, la autoayuda, que aparece frecuentemente en libros, algunos de supuestos divulgadores de la ciencia, ha dado lugar a muchas polémicas, hay personas que dicen que les han funcionado, aunque la realidad científica es la abrumadora falta de pruebas sobre su eficacia.

Estas pseudopsicologías están causando estragos en muchas personas crédulas y carentes de pensamiento crítico, que a su vez sufren graves problemas, agravándolos aún más ante la frustración después de seguir unos consejos que les han vendido como infalibles.