Aunque la mayoría piense lo contrario, el gimnasio no es la solución a todos nuestros problemas. Existen zonas del cuerpo que necesitan ejercicios especiales, y uno de ellos es la papada.

En nuestro objetivo general de perder grasa, no sólo bastará con realizar ejercicios de tonificación muscular o cardio para bajar el peso. Además de estos necesitaremos realizar trabajos específicos para acabar con la barriga o la celulitis por un lado, y con zonas más específicas del cuerpo que deberemos trabajar más allá del gimnasio.

Es precisamente en este último grupo donde se enmarcarían los ejercicios específicos para eliminar la tan antiestética papada, capaz de arruinar una cara bonita y un cuerpo diez moldeado en el gimnasio.

En este sentido, os pasamos a detallar cuatro ejercicios que han demostrado ser implacables con el exceso de 'pellejo' acumulado debajo de nuestra barbilla.

  • El primer sería estirar el cuello. Sentados y con la espalda recta, haciendo un ángulo de 90º con nuestras piernas, agachamos la cabeza hasta que la barbilla choca con nuestro cuerpo para subirla a continuación y quedarnos mirando al techo. Es importante hacerlo con la boca cerrada y los labios estirados. Las primeras repeticiones es conveniente hacerlas más despacio para que no se resientan nuestras cervicales.
  • El segundo, alargar las vocales. Colócate delante del espejo y repite alargándolas todas las vocales. Cuando lo hagas, exagera el gesto todo lo posible. Este tipo de gestos sirven para estirar de múltiples maneras los músculos faciales.
  • El tercero, tensar el cuello. Cierra la boca, aprieta los dientes y estira el cuello hacia adelante elevando las cejas. Realiza diez repeticiones de este gesto al día. Con este ejercicio fortalecemos el cuello, clave en la reducción de la papada.
  • El cuarto y último consiste en masticar chicle. Escoge el sabor que más te guste -sin azúcar- y masca chicle varias veces al día. De esta forma ejercitaremos distintos músculos del cuello que, complementados al resto de pasos, nos servirán para acabar por fin con la papada, siempre que estos vayan acompañados de una dieta y ejercicio de cardio.