España, septiembre de 2008. Comienza la campaña de vacunación con Gardasil, o lo que es lo mismo, Vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH). Esta vacuna, destinada en principio a niñas, fue cuestionada y denunciada por la World Asociattion for Cancer Research mediante un comunicado que, ni siquiera se tuvo en cuenta. En él, afirmaban que la inoculación de este medicamento no estaba justificado ni por el colectivo científico ni médico. Amén de que su eficacia no había sido probada, según esta Asociación, tampoco impediría a las niñas vacunadas ser víctimas de #Cáncer cervicouterino porque, ni siquiera, se habían realizado estudios que garantizaran su infalibilidad.

Sane Vax, Inc., organización dedicada a educar e informar sobre la seguridad de las vacunas, consiguió en el 2011, que EE.UU. emitiera un fallo contra Gardasil (VPH). Victoria de Sane Vax, Inc., ante el cuarto intento, por parte de los laboratorios Merck, de conseguir una licencia, a fin de ampliar la comercialización de la vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH), a mujeres adultas (27 a 45 años). Lo que se dice, un negocio redondo.

La FDA, Administración de Alimentos y Drogas, otro estamento que denuncia las consecuencias adversas de la vacuna y que la Agencia Europea del Medicamento, puede decirse que viene ocultando, al no contemplar efectos tales como: "encefalomielitis aguda, enfermedad de la neurona motora, pancreatitis, embolia pulmonar, convulsiones, parálisis, mielitis transversa y, en frecuentes casos, hasta la muerte".

Vídeos destacados del día

A pesar de todo ello, sigue administrándose en muchos países y lo más grave es que, a pesar de los efectos adversos, reconocidos en el prospecto, hay profesionales de la medicina que se atreven a afirmar que tales efectos son inventados. Sin embargo, VAERS, "organización responsable del registro de efectos secundarios de las vacunas", afirman que, tan solo en EE.UU., son ya más de 170 muertes las que se relacionan con la del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Resultaría demasiado extenso, en este mínimo espacio del que dispongo, desarrollar todas las investigaciones concernientes a la esta polémica VPH, pero, todo aquel, profesional o no, que mantenga dudas sobre las maldades o bondades de la misma, tiene a su disposición numerosas fuentes que, con seguridad, aclararán muchas de sus dudas. Suerte en la investigación y, manteniendo mis dudas, no me vacunaré.