La contaminación es la introducción de contaminantes en el medio ambiente natural originando cambios adversos. La contaminación puede presentarse bajo la forma de sustancias químicas o de energía, tales como calor, ruido o luz. Al estudiar el impacto de la contaminación del aire sobre las muertes en 17 ciudades francesas, los investigadores mostraron que cuando la concentración de partículas PM10 aumenta en 10 microgramos por metro cúbico, el riesgo de muerte no accidental aumenta un 0, 5% en los cinco días posteriores. El incremento alcanzó el 1,04% en personas mayores de 75 años, debilitadas por enfermedades cardiovasculares o respiratorias previamente existentes.

PM10 - llamadas así porque su tamaño es inferior a 10 micras (o micrómetros) - se generan a partir de gases de los motores de los vehículos, actividad industrial o combustión de madera.

Pueden acceder fácilmente al cuerpo humano y aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades como el asma, cáncer de pulmón o trastornos del corazón. "Pero también incrementan el riesgo de muerte a corto plazo en las personas ya enfermas, sobre todo en verano, cuando la contaminación se combina con temperaturas elevadas", afirma Mathilde Pascale, epidemióloga en el programa Air-Climat que participó en el estudio.

La epidemióloga recuerda que en términos de contaminación, "no existe un umbral inferior al cual no habría ningún efecto sobre la salud". El nuevo estudio "demuestra que el impacto de partículas PM10 sobre la mortalidad se debe principalmente a los niveles de fondo de la contaminación y no a los picos". El estudio publicado en el Bulletin épidémiologique hebdomadaire (BEH) también señala que hay un impacto en la mortalidad, incluso en niveles compatibles con la normativa de la Unión Europea (40 mg / m3 de media anual) y valores próximos en la guía de la Organización Mundial de la Salud (20 mg / m 3).

Vídeos destacados del día

Las conclusiones de este estudio subrayan la necesidad de adoptar medidas para reducir los niveles de partículas contaminantes en Francia. Esta acción debe incluir tanto a los picos como a los niveles de fondo. También ha mostrado que los niveles excesivos de PM10 (en comparación con el umbral recomendado por la OMS) fueron responsables de cerca de 1000 hospitalizaciones por causas cardiovasculares en nueve ciudades francesas. A su vez niveles excesivamente elevados de PM2.5 fueron responsable de más de 2900 muertes prematuras al año en estas ciudades.