Las copiosas y exquisitas comidas que se nos han presentado a lo largo de estos días durante distintas celebraciones como las cenas de empresa, de navidad, reyes, entre otras varias, se hacen realmente difíciles de rechazar. Es por ello, que no resulta extraño que una vez pasadas las fiestas navideñas, nos encontremos con que alguna ropa que antes nos quedaba bien, ahora nos esté algo más apretada de la cuenta. Según los expertos, por norma general, después de las fiestas navideñas solemos coger entre los 2 y los 3 kilos. Ahora bien, tres son las principales claves para bajar esos kilos no deseados de forma rápida, sana y sencilla: consumir menos calorías, clasificarlas adecuadamente y realizar al menos media hora de ejercicio al día.

En primer lugar, dejaremos de consumir grasas innecesarias, pan blanco, dulces, lácteos y embutidos. Sustituiremos estos alimentos por aquellos que tienden a engordar menos y que resultan más saludables para nuestro organismo, como la amplia variedad de panes integrales, frutas, verduras, legumbres y lácteos vegetales. A modo de ejemplo, vamos a exponer un menú diario adecuado para realizar:

a) A la hora del desayuno, podemos tomar un zumo de naranja (preferiblemente en ayunas), con una rebanada de pan integral, o por el contrario, alguna leche vegetal acompañada de cereales integrales y fruta. b) Para el almuerzo, lo ideal es optar por alguna pieza de fruta, un puñado de frutos secos naturales, barritas energéticas, etc. c) A la hora de la comida, podemos tomar una ensalada completa de primero, y un plato de legumbres, pastas o cereales, como por ejemplo, lentejas, tallarines o arroz con verduras de segundo.

Vídeos destacados del día

d) Para la merienda, podemos tomar la misma idea que para el almuerzo. e) Finalmente, para la cena, debemos escoger algo ligero y poco pesado, puesto que no tardaremos en irnos a la cama. Una buena idea sería escoger una menestra de verduras, hervido, puré, ensaladas, etc.

Como se ha comentado con anterioridad, para cualquier tipo de dieta, el ejercicio físico resulta imprescindible. No es necesario apuntarnos a un gimnasio ni nada por el estilo, simplemente con comprometernos a realizar al menos media hora de ejercicio diario, como por ejemplo salir a caminar será más que suficiente. ¡Manos a la obra y a perder esos kilos de más!