Todos sabemos que realizar ejercicio físico trae consigo incontables ganancias para nuestra salud física y mental. Ahora, la revista Neurology nos enseña nuevos beneficios sobre ciertas enfermedades que afectan a un amplio sector de nuestra población, esta vez, más allá de las tradicionales cardiovasculares que tienden a ser directamente asociados a estas prácticas.

El primer ejemplo que nos trae la prestigiosa revista, es el que posee sobre el parkinson, trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva, producido a consecuencia de la destrucción, por causas que todavía se desconocen, de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra.

Una persona afectada levemente por este trastorno puede practicar ejercicio físico como running de manera habitual para experimentar notables mejoras en sus capacidades de equilibrio y de movilidad. Desafortunadamente, los expertos señalan que en ningún caso puede ser esto aplicable a los pacientes más graves.

En cuanto al Cáncer, las investigaciones realizadas durante los últimos años han constatado la eficacia a la hora de evitar recaídas, además de mejorar el sistema inmunitario y reducir las infecciones e inflamaciones crónicas en vasos sanguíneos y enfermedades del corazón.

Por otro lado, un estudio realizado por investigadores del Centro de Salud Cerebral de la Universidad de Texas, y publicado en Frontiers in Aging Neuroscience, demostró cómo la práctica de ejercicio aeróbico regular permite a los adultos sanos mejorar su memoria y otras funciones cerebrales, paliando incluso patologías como la temida y por desgracia cada vez más habitual, Depresión.

Vídeos destacados del día

Muchos terapeutas recomiendan como psicoterapia a sus pacientes de depresión y otra serie de trastornos psicológicos, la realización de actividades físicas. Esto es debido a que correr ayuda a los atletas a sentirse más relajados, proporcionándoles un espacio de tiempo de meditación con muchos menos efectos secundarios que otros tratamientos.