El running se ha puesto más de moda que nunca en nuestro país, muy pocos son quienes aún no lo han practicado y muchos han sido quienes lo han consolidado como una saludable rutina más de sus vidas. Correr es un deporte seguro por definición, basta con prestar especial atención a las posibles molestias ocasionadas por su práctica reiterada, no abusar del mismo (los expertos generalmente recomiendan practicarlo un máximo de cuatro veces a la semana) y aprovisionarse de un buen calzado que amortigüe los impactos producidos especialmente en los desniveles, los cuales, deben reducirse en la medida de lo posible.

Sin embargo, cuando se trata de preguntarse a qué hora practicarlo, surgen diversas dudas, pues muchos únicamente se han familiarizado con el consejo popular de que es mejor no hacer esfuerzos físicos hasta pasadas dos horas después de almorzar.

Cuando se trata de quemar grasa, los expertos recomiendan practicarlo en ayunas, en tanto que nuestro cuerpo aprovechará las acumuladas durante el día anterior, facilitando las adaptaciones en los músculos para tolerar la sensibilidad a la glucosa y a la insulina en el cuerpo.

Una investigación en Bélgica llevada a cabo con una muestra de personas jóvenes a quienes se les impuso una dieta superior en calorías y grasa, comprobó la efectividad de esta práctica gracias a la división de la misma en subgrupos a los que les fue asignada la práctica deportiva a diferentes horas. Los resultados fueron sorprendentes para quienes entrenaron por la mañana: no solo redujeron su peso, sino que además, lograban quemar más grasa durante el día, aún sin levantarse de la silla, algo que en una sociedad como la de hoy, no solo nos resulta difícil por voluntad, sino por los horarios impuestos por nuestro trabajo o estudios.

Vídeos destacados del día

A todo esto hay que sumar, que durante las primeras horas de la mañana, tendemos a sentirnos más despejados y libres que por la tarde, además, en verano resulta extremadamente difícil hacer deporte si no es a estas horas. #Obesidad