Una vida sana no implica tener un aspecto impecable ni músculos que la mayoría desconocen su existencia, implica estar en forma sentirse bien con uno mismo y poder realizar ciertas actividades cotidianas sin sentirse cansado. La frase "eres lo que comes" es una metáfora que representa la vida sana, actualmente, cualquier plan de comida que sea bajo en calorías es denominado "dieta", un error que muchos siguen sin obtener resultado y que muchos incluso se ven afectados en aspecto y rendimiento.

Es sencillo, hacer deporte y comer sano, el deporte representa el 20% y el 80% aproximadamente es seguir una dieta adaptada a una serie de factores así como el nivel de vida, masa corporal, calorías necesarias, etc.

Los médicos recomiendan beber aproximadamente 2 litros de agua al día y realizar al menos 30 min de ejercicios diarios.

Para conocer el peso ideal, se debe fijar en la altura principalmente, hay un método para conocer el peso ideal simplemente poniendo la altura, es accesible a cualquiera y se puede encontrar con facilidad a través de Google. Lo mejor es buscar un dietista profesional que haga un plan de dieta adaptado a cada persona, ya que cada uno cuenta con rasgos diferentes. No abusar de la comida basura, beber agua en pequeños sorbos y no de golpe, realizar ejercicio de forma constante si se dispone de tiempo.

Hacerse adicto a algún deporte ayuda a estar en forma y sentirse realizado, evitar realizar ejercicios cotidianos ayuda a acabar con la monotonía y a no recaer en los vagos comportamientos habituales de sentarse en el sofá para ver la televisión durante horas sin levantarse ni quemar calorías.

Vídeos destacados del día

Evitar realizar musculación excesiva es una de las claves de la vida sana, exceptuando a los que se dedican a ello de manera profesional. Los mejores deportes para la vida sana es sin duda el spinning, bailes de cualquier estilo, boxeo, karate o cualquier otro deporte similar en el que se trabaja de manera continua y en distintas intensidades el cuerpo humano y todos sus músculos y que, de manera continua, también, ayude a adquirir cierta disciplina en la vida diaria.