Hay personas que cuentan con un don especial. Pero las verdaderamente importantes son aquellas que lo utilizan para mejorar la vida de otros. Este es el caso del tatuador Vinnie Myers, con su estudio en Maryland, que ha comenzado una iniciativa muy especial: tatuar pezones, de manera hiperrealista, a mujeres que han sufrido cáncer de mama y se han tenido que someter a una mastectomía.

El trance de superar la enfermedad es algo muy duro, pero si tenemos que sumarle todas las cicatrices físicas y emocionales, el trance es aún más difícil si cabe. Si existe alguna manera de aliviar esa carga no debemos dejarla pasar. Esto debió pensar Myers, y no dudó en ponerse en marcha para mejorar la vida de estas mujeres.

Estéticamente la mejoría es muy notable, pero no sabemos hasta qué punto el alma se ve reparada. Ya han pasado más de 4 mil mujeres por su estudio Little Vinnie, y una vez conocida esta iniciativa, esperamos que el número crezca todo lo posible. Este tatuador colabora activamente con distintas asociaciones de lucha contra el #Cáncer, y con clínicas especializadas. No es una cura para la enfermedad, pero sus efectos "curativos" son tan obvios, como maravillosos.

En España, la asociación Despechadas, creada con el fin de proponer iniciativas y actividades a favor de mujeres que padecen o han padecido cáncer de mama, está realizando un crowfunding al que ha llamado La guinda del pastel. Con ello, intentan reunir el dinero necesario para traer a este tatuador a España del 22 al 25 de febrero, y costear: su viaje y alojamiento; 4 tatuajes a mujeres; una conferencia y cuatro masterclass para cirujanos plásticos y tatuadores con el fin de enseñarles esta técnica; y, además, pretenden producir un cortometraje documental para conseguir que el mundo entero conozca sobre esta fabulosa técnica, y se sumen a desarrollarla en pos de sus mujeres.

Vídeos destacados del día

Fantásticas ideas que hacen que nuestro mundo tenga un hueco para la esperanza, para la fortaleza y para la superación. No debemos dejar dar un paso más a la enfermedad, y recordar que siempre serán dignas de admiración las personas que libran verdaderas batallas contra ella.