Es probable que tras las navidades hayamos engordado algún kilito de más y que precisamente haya ido a parar a esas partes del cuerpo que menos querías (caderas, nalgas, abdomen...). Pues a ponerse en línea toca, eso sí, si puede ser sin sufrir ni pasar hambre.

El secreto está en aumentar la ingesta de verduras y frutas, que debido a que son ricas en pectina, un hidrato de carbono que el intestino no absorbe, ayuda a adelgazar al hacer más lenta la absorción de azúcares. Hay algunas frutas y verduras que además son considerados quemagrasas, como pueden ser la manzana o la berenjena. La manzana tiene muy pocas calorías (46 cada 100 gramos), cocida o asada en el horno tiene efecto laxante y desintoxica el organismo.

La berenjena apenas tiene calorías y se ha de consumir asada o cocida, nunca frita, porque absorbe mucho aceite. El pimiento también lo podemos incluir en el grupo de quemagrasas por su alto contenido en agua y en fibra y muy pocas calorías, es muy saciante.

Dentro de los alimentos que "adelgazan", debemos incluir los cítricos (naranja, limón, pomelo...), si los ingerimos antes de comer nos darán sensación de saciedad y nos desintoxicarán el intestino. La avena es muy rico en fibra, lo que también hará que nos sintamos saciados muy rápido. Añadiremos a este grupo la alcachofa, cómo no, es depurativa, previene el estreñimiento y nos ayuda a expulsar toxinas y perder peso. La piña nos ayuda con la retención de líquidos o la celulitis, ya que favorece la eliminación de los depósitos de grasa.

Vídeos destacados del día

La zanahoria regula el intestino y depura el organismo.

Es muy importante consumir la mayoría de las frutas y verduras crudas para aprovechar todas sus vitaminas y minerales, ya que la mayoría de sus nutrientes merman con el calor. Tenlos siempre lo más frescos posibles y en cantidad justa para no tenerlos almacenados durante mucho tiempo.

También los tés nos pueden ayudar mucho para conseguir nuestro propósito con menos esfuerzo, el té rojo acelera el metabolismo, es diurético y facilita la digestión. El té verde, entre las múltiples cualidades y más reconocidas propiedades, sirve para ayudar a adelgazar.

Tenemos que tener muy en cuenta cuando empezamos una dieta que tengamos un aporte de calcio extra, ya que un consumo bajo puede contribuir a aumentar peso y porcentaje de grasa corporal. También es imprescindible para bajar de peso realizar algún tipo de deporte, aunque sólo sea andar media hora al día a paso ligero, si somos constantes lo notaremos.

No hay que olvidarse que comer es un placer incluso si estamos haciendo dieta, por lo tanto, mastica sin prisas, ingiere lo que te apetezca pero con moderación y, sobre todo, evita el sentimiento de culpa si un día cometes un pequeño "pecado", no te obsesiones.