Como veréis, nos va a evitar muchos viajes a la farmacia y el bolsillo lo va a agradecer. Es barato y no solo sirve para aderezar ensaladas.

Parece que nos hemos olvidado de aquellos remedios naturales de los que echaban mano nuestras abuelas cuando, de pequeños, llegábamos con algún esguince. Un buen masaje y una mezcla con grandes cantidades de sal y vinagre caliente y, tras eso, una improvisada escayola que conseguía sumergiendo una venda en la mágica mezcla. Y no solo eso. Llegada la época de la pubertad y aplicado sobre la cara, era el enemigo número uno contra el acné. Y así, seguiría enumerando las bondades de este ungüento de los dioses.

No sé, si por lo vivido en mi infancia o por propia convicción, una vez vista de cerca la cara oculta y millonaria de las farmacéuticas, siempre agoto todas las posibilidades de curación de un modo natural. Mi organismo, hasta ahora, me lo ha agradecido. Mis analíticas causan asombro en mi médico de familia.

Lo mejor es hablar de la propia experiencia, así es que, os voy a contar cómo, a lo largo de mi vida y siguiendo los consejos y las prácticas de mi abuela, he gozado de los innumerables beneficios del vinagre que, aunque no lo creas, también pueden endulzarte la vida.

Ella lo hacía de forma natural, sin buscar ningún tipo de referencia. Pero hoy, hay que documentar todo y por todo. Así es que, mi referente en este caso será el Instituto del Vinagre, ubicado en Estados Unidos que reconoce los beneficios, tanto del vinagre blanco, como el de uva y manzana, mucho más antiguos que las propias pirámides.

Es muy recomendable para hacer desaparecer los hongos de los pies, en muy poco tiempo.

Vídeos destacados del día

Basta con hacer una mezcla de agua y vinagre blanco, a partes iguales. Tan solo debes sumergirlos en ella, cada día, durante un cuarto de hora. Es común entre bailarines y deportistas, la aparición de verrugas en los dedos de sus pies. Aquí funciona de maravilla el vinagre de sidra que, a diario, deberá ser aplicado directamente sobre ellas. Pasados quince minutos, habrás de aclarar los pies tan solo con agua.

Este aderezo es también un aliado en la belleza de nuestros pies. Usarás, en este caso, vinagre blanco y agua tibia, a partes iguales. Serán suficientes tres cuartos de hora para después proceder a eliminar las células muertas con piedra pómez. Fácil, efectivo, barato y sin contraindicaciones. Desde aquí, mi agradecimiento. Si mi abuela levantara la cabeza…