Dormir es una necesidad que todo ser humano y ser vivo tiene. El reloj biológico está formado por las células del cerebro y es un factor fundamental que ayuda a regular el ciclo del sueño. Cuando se duerme mal, se tiene insomnio y sueño interrumpido, se dice que el reloj biológico esta desincronizado, ello significa que se lleva un ritmo del sueño distinto al normal, que se ha visto afectado por malas rutinas a la hora de dormir, estrés, preocupaciones, nervios, etc.

El trastorno del sueño se puede curar de diferentes maneras, tener el sueño trastornado puede significar dormir tarde o dormir demasiado temprano. Los desajustas en el reloj biológico producen molestias en el organismo y pueden influir y ayudar en la aparición de enfermedades, también puede alterar el estado de ánimo, fuerza y aumenta el riesgo de infarto.

Disminuir las horas de sueño puede desarrollar graves problemas de salud tanto física como mental. Dormir por la noche y dormir las horas necesarias es primordial para llevar una vida saludable y sana, los cambios en la dieta, en los hábitos cotidianos y en el ejercicio pueden causar cambios en el sueño.

Las bebidas energéticas con un alto contenido de azucares y mezcla de vitaminas, son enemigas del sueño al igual que la luz artificial de los portátiles, teléfonos móviles y demás aparatos que usan durante el día. Se puede combatir el trastorno del sueño siguiendo las indicaciones de los médicos o a través de medicamentos recetados después de una consulta, pero la mejor manera de combatir es intentar llevar un ritmo de vida saludable con un horario estable y empleando lo menos posible los aparatos tecnológicos antes de la hora de dormir.

Vídeos destacados del día

El trabajo también es considerado uno de los factores que influyen en el trastorno del sueño.

El ADN del ser humano tiene un patrón de actividad de 24 horas, ello influye en los cambios de comportamiento en el cuerpo y en los cambios fisiológicos. Dormir mal puede afectar en un corto plazo de manera considerable o ir influyendo sobre el cuerpo poco a poco durante un largo plazo. Hay que ordenar y organizar los días en función de las obligaciones, actividades y funciones que se van a realizar, dando prioridad a la salud en primer lugar.