Después del tiempo en familia, los regalos y las tradicionales comilonas navideñas que arrancaron con la cena de empresa, siguieron con la del día de Nochebuena y que culminaron con la comida de #Navidad -sin perder de ojo al Roscón de Reyes que amenaza a lo no tan lejos- es el momento de equilibrar los excesos y volver a recuperar la normalidad perdida durante estas navidades.

Para ello, lo mejor, antes de volver a las rutinas que fueron sustituidas por el exceso de comida y bebida de los últimos días es compensar con la ley de la balanza la ingesta de alimentos a través de un esfuerzo que no nos llevará más allá de un par de semanas.

De esta forma, dejaremos aparcados durante esas dos semanas o 15 días aquellos alimentos de los que hemos abusado en estas fechas tan señaladas, como es el caso de los dulces, el alcohol y de alimentos ricos en grasas y proteínas tales como el jamón y el resto de embutido o la carne.

Así pues, durante estas dos semanas compensaremos la balanza imaginaria de alimentación con el resto de alimentos que componen la pirámide alimenticia y que hemos dejado más de lado durante las celebraciones. Los mejores alimentos a recuperar e instaurar durante el período post navideño son las verduras -grandes aliadas para llenarse sin disparar la ingesta calórica- el pescado y las legumbres.

Para que estos cambios surtan efecto con la mayor rapidez posible es clave reducir la cantidad en los platos que vamos a ingerir en los próximos días y conseguir finalizar cada comida con una mínima sensación de hambre.

Vídeos destacados del día

Esto nos ayudará y mucho a perder peso.

En cuanto a la bebida, la idea principal es acercarnos todo lo posible a la abstemia y no volver a probar los combinados alcohólicos tales como cubatas o cocktails en la medida de los posible. La idea pues sería acudir al agua y los zumos naturales durante dos semanas y sustituir, el fin de semana, cuando no queda más remedio, los cubatas por cervezas.

Comer menos y hacer deporte es la clave 

 Por último, es imprescindible compaginar una menor ingesta de alimentos con la práctica de ejercicio moderado como puede ser andar para las personas poco acostumbradas a la actividad física y de natación o running para los más acostumbrados a la práctica deportiva. Si llevas a rajatabla estos consejos, antes de lo que crees habrás vuelto a tu peso... si es que no has logrado perder algo en el camino.