Con la menopausia, la elasticidad en la piel se pierde y se gana en sofocones y mal humor. Surgen perturbaciones vaso-motoras que provocan sudores nocturnos, sensación de calor repentina, nerviosismo y a veces presión, problemas de concentración y memoria y disminución de la libido. De todos modos, estos síntomas varían de mujer a mujer.

En lo que respecta a la piel, las consecuencias de la falta de producción hormonal son la sequedad, el afinamiento de la piel, la pérdida de elasticidad, con la consecuente proliferación de arrugas y disminución de la renovación celular, lo que otorga un tono pálido en la piel. A su vez, aparecen manchas oscuras como consecuencia de la dosis de UVA acumulada durante toda la vida.

Los médicos alóptas suelen por escribir a la mujer cuando entra en la menopausia tratamientos con Terapia Hormonal de Reemplazo (THR), muy discutidos en distintos ámbitos por supuestos efectos colaterales como formación de tumores entre otros.

Para que mantengas una piel siempre bella te decimos cómo hacer una mascarilla natural que le dará lozanía a tu piel en estos momentos tan difíciles para ti. 

Máscara nutritiva

Ingredientes

  • Yogur natural entero, 1 vaso
  • Arándano, 6 unidades.
  • Pepino (pelado), ½ unidad.
  • Aceite de germen de trigo, 1 cucharada.

Preparación y aplicación

Se mezclan los ingredientes en una batidora

Se aplica como una máscara y se deja en el cutis durante unos treinta minutos. Retirar con agua fría. Se puede terminar con agua de rosas o una infusión de manzanilla.

Vídeos destacados del día

Aliados para cuidar la piel

Las isoflavonas de soja: son fuente de fitoestrógenos naturales. Previenen los riesgos de osteoporosis y los golpes de calor, además de mantener la piel suave.

  • Los alimentos con calcio, vitamina E, betacaroteno y zinc, ayudan a retener los radicales libres y mejorar la elasticidad de la piel. El zinc favorece la elasticidad y firmeza de los tejidos.
  • Beber mucha agua: al menos un litro y medio por día.
  • Aumentar la protección solar o limitar las exposiciones al sol.
  • Las fibras facilitan el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas.