Los estudiosos de la Genentech Inc. en San Francisco habrían desarrollado una posible cura para el Alzheimer, la forma más común de demencia senil. Se trata de anticuerpos terapéuticos especiales que, suministrados por inyección, pueden alcanzar el cerebro a través de la sangre y parar así la producción de sustancias tóxicas que están en la base de la enfermedad, los fragmentos de la proteína beta-amiloide.

Los anticuerpos fueron probados en los monos: circulan en la sangre a través de una proteína de transporte, la transferrina, y a través de esta son capaces de alcanzar fácilmente el cerebro. Como se explica en la revista Science Translational Medicine, una vez que llegan a su destino, los anticuerpos bloquean la enzima que produce los fragmentos de beta-amiloide que se acumulan en el cerebro de los pacientes.

Esta enfermedad afecta en el mundo 40 millones de personas, destinadas a duplicar cada 20 años. El Alzheimer se caracteriza por la acumulación de sustancias tóxicas que envenenan y matan las neuronas, los fragmentos de péptido beta-amiloide. Uno de los métodos más prometedores hacia una curación es la eliminación de estos fragmentos que forman placas y marañas tóxicas. Muchas curaciones fueron tomadas, pero, cada vez que se intente tratar una enfermedad del cerebro, hay un gran obstáculo: es difícil crear un fármaco que sea capaz de llegar al cerebro y de superar la llamada "barrera hematoencefálica", una pared que protege el cerebro de todas las sustancias en tránsito en la sangre.

Pero estos anticuerpos logran superar esta barrera. Ellos se hacen transportar de la "transferrina", la molécula de transporte que viaja en la sangre y que tiene acceso al cerebro. Así, los anticuerpos logran llegar a su destino en el cerebro bloquean la enzima que produce los fragmentos de beta-amiloide, reduciendo la concentración y la toxicidad.

Vídeos destacados del día

Si esta técnica resulta eficaz incluso en los pacientes, se les podrían suministrar inyecciones semanales o diarias de estos anticuerpos terapéuticos para contener la difusión de la enfermedad. #Investigación científica