La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha ordenado la suspensión de clases de forma presencial hasta por lo menos el 18 de enero, ya que los efectos del temporal “Filomena” crea riesgo en la presencia y traslado de personas a los centros educativos. La autoridad regional espera constatar la situación de las instalaciones educativas, para decidir en consecuencia si es oportuno o no la vuelta a clases presenciales de los estudiantes.

Las consecuencias del temporal “Filomena”, expresadas en la nieve acumulada, el daño en la infraestructura educativa, la caída de árboles, entre otras condiciones agravantes, han sido la causa de que la Comunidad de Madrid ordene la suspensión de las clases presenciales.

En este, sentido varios centros de educación en Madrid han sufrido daños en sus estructuras producto del fenómeno climático. La atención de los sistemas de Emergencia es sumamente demandada en las condiciones que vive actualmente la región.

Díaz Ayuso toma en cuenta la dificultad para trasladarse a los centros educativos

Las autoridades de la Comunidad de Madrid han tomado como factor central para la suspensión de las clases presenciales la situación de dificultad que tienen los ciudadanos para personarse en los centros educativos.

Y es que varias localidades de la región se encuentran incomunicadas por los efectos de “Filomena”, lo que hace imposibles los intentos para que se pueda mantener una situación de normalidad, mientras que existen zonas considerablemente afectadas.

La administración de Díaz Ayuso no ha pensado en la suspensión de las actividades no esenciales

La presidenta de la Comunidad de Madrid, en las condiciones actuales, no se ha propuesto la clausura de aquellos comercios que no realicen parte de las actividades no esenciales.

Sin embargo las autoridades regionales en un primer momento sólo previeron la suspensión de clases el lunes y el martes, y ahora han tenido que extender la medida, producto de que los efectos provocados por el fenómeno climático son cada vez de mayor intensidad; por tanto, no se descartan mayores restricciones ordenadas por la Mujer que gobierna Madrid.

Más Madrid solicita a Díaz Ayuso la suspensión de la actividad no esencial

La portavoz de Más Madrid, Mónica García, ha expresado que se hace necesario el cierre de la actividad no esencial. Hasta el momento, dicha medida no ha sido discutida por las autoridades regionales de Madrid. Aunado a ello, la dirigente política sostiene la idea de que debería retrasarse por los menos en dos semanas el regreso a las aulas de clases, tomando en cuenta la situación de riesgo que ha provocado el temporal.

Las autoridades educativas reconocen que el daño a la infraestructura es importante

Enrique Ossorio, consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, ha afirmado que los efectos del temporal “Filomena” en los centros educativos de la región son importantes.

Por ello, durante la suspensión de clases de forma presencial deben revisar y constatar el estado de cada uno de ellos, pues en muchos casos la nevada ha dañado la infraestructura. De igual forma la autoridad educativa mostró su compromiso por la prevención de algún percance o desastre durante el temporal.

La Comunidad de Madrid espera contar con todas las garantías para volver a clases presenciales

Ossorio ha sostenido que en el momento que se encuentre totalmente garantizada la seguridad de los estudiantes en las aulas se convocará nuevamente a las clases de forma presencial. Cabe destacar que actualmente 3.344 centros de educación se encuentran cerrados y se calcula que unos 1.227.165 alumnos se han visto afectados por la decisión de la Comunidad de Madrid.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!