La vida del ex-presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras su marcha de la Moncloa ha cambiado completamente. Se ha caracterizado por pasarlo bien en fiestas en Ibiza, un hijo estudiando en ICADE y cobrando unos 15.000 euros cada mes.

Ahora, muchas personas han descubierto un lado marchoso completamente diferente a su imagen provinciana y muy austera. Así, su nueva imagen quedó reflejada en su última entrevista en “El hormiguero”, donde Pablo Motos logró una interesante entrevista con el ex-político de 64 años de edad. El cambio de esta actitud por parte del ex-Presidente que, tras la moción de censura, optó por huir de los medios de comunicación es muy sencilla: está en plena promoción de su obra literaria “Una España mejor”.

Rajoy se ha mostrado mucho más abierto a la hora de hablar en televisión por estar en plena promoción de su libro

Mariano Rajoy ha escrito una crónica, desde una primera persona, sobre cómo fue su etapa de presidente del país, donde tuvo que hacer frente a cuestiones tan importante como fueron la abdicación del monarca Juan Carlos, la grave crisis de Cataluña o la amenaza de un rescate financiero.

Una de las razones que pesaron para que el gallego decidiera escribir este libro es tener la oportunidad de dar su propia versión y evitar que otra persona diera un punto de vista “menos cariñoso” sobre su función al frente del Gobierno.

Tras la moción de censura, Rajoy volvió a su vivienda familiar en Aravaca y retomó su vida normal

A la presentación de su libro, el día 4 de diciembre en Madrid, tuvo entre los invitados a Pablo Casado, el actual líder del Partido Popular, a la ex-vicepresidenta de su Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría o a su ex-secretaria general, Dolores de Cospedal, a pesar de que la mala relación entre ambas fue portada de numerosos medios de comunicación en su momento.

Tras la moción de censura que lo dejó fuera del gobierno, Rajoy volvió a su vivienda familiar en Aravaca, un dúplex en cuya planta baja está el conocido como “el zulo” donde, según su propia mujer, se aísla el ex-presidente para trabajar.

Rajoy mantiene, gracias a su dotación como ex-presidente, escolta y secretaria, ha reconocido en alguna ocasión que no le costado demasiado volver a su vida de ciudadano “normal”, ya que como presidente tenía que aguantar mucha presión e inconvenientes.

Después, se reincorporó en su plaza de registrar (que dejó en el año 1989 para entrar en la política).

Eso sí, su puesto de Santa Pola le quedó pequeño y en pocos meses fue trasladado al Registro Municipal de la ciudad de Madrid en pleno centro, en el Paseo de Castellana nº 44. Eso sí, por un horario de 9 a 14 horas, el ex-presidente estaría cobrando 15.000 euros al mes. Con este horario, ahora es capaz de disfrutar mucho más de su familia y, por ejemplo, vive con orgullo como su hijo mayor estudia en ICADE, donde estudia ADE.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!