La conocida como la “España vaciada” se ha manifestado, por primera vez en la historia, en las calles de Madrid exigiendo un pacto urgente de Estado contra uno de los grandes problemas del siglo XXI: la despoblación. Decenas de miles de ciudadanos provenientes de más de veinte provincias se han desplazado hasta Madrid para luchar por sus derechos y evitar que sus pueblos desaparezcan.

Hay 100 escaños en juego

Por otro lado, en unas de las elecciones generales con más igualdad entre la derecha y la izquierda, en la “España vaciada” los partidos políticos se juegan cien escaños. España se está llenando de pueblos que no llegan a los cien habitantes, pueblos que ven como su población ha ido cayendo en picado a causa de la falta de oportunidades.

Todo ello ha provocado que se hayan reunido en Madrid, no solo personas mayores, también, adolescentes y niños. Todo para conseguir que los partidos políticos firmen un pacto de Estado para acabar con la despoblación.

Muchos vecinos de estos pueblos recuerdan que hace unos años los pueblos estaban llenos de niños. Hoy en día, muchos de esos pueblos se encuentran con las escuelas cerradas por falta de escolares. Y, en algunos casos, se ven obligados a desplazar a los niños en taxi al colegio más cercano.

Una de las grandes necesidades para atraer a los jóvenes es la vivienda. En estos pueblos, según los manifestantes, no hay viviendas de alquiler y las casas que están en venta, en muchas ocasiones, están en estado de ruina total.

Esto hace que sea muy caro hacerse con una vivienda en un pueblo.

Los manifestantes se han desplazado a Madrid para luchar por el futuro de los más jóvenes y por el bienestar de las personas mayores, cuya calidad de vida ha empeorado en los últimos años a causa de los recortes.

Cada vez hay más pueblos que no tienen una sucursal bancaria donde los mayores puedan cobrar su pensión y no hay transporte público entre las localidades, lo que provoca muchos problemas a los mayores dado que en los pueblos es muy común que no tengan coche o ya no puedan conducir por la edad.

Las 94 plataformas, que han convocado la manifestación, provenientes de más de veinte provincias y que han sido encabezadas por Teruel Existe y por Soria Ya!, recordaron a los políticos que por ser menos, no tienen menos derechos que el resto de los españoles.

La organización ha estimado que había más de 100.000 asistentes en la calle.

Pero, la Policía Nacional contabilizaba 50.000. La calle se llenó de banderas y pancartas con consignas como pudieron ser: “España unida, jamás será vencida”, “España necesita vida rural”, “Contra el olvido institucional” o “Pedimos lo justo”.

Los asistentes salieron de Colón sobre las doce de la mañana y recorrieron el emblemático paseo de Recoletos hasta llegar al punto donde se leyó el manifiesto por Paloma Zuriaga y Manuel Campo Vidal, en la plaza de Neptuno.

Recordaron promesas incumplidas delante de los políticos

Una de las promesas que nunca se han cumplido por parte de los partidos políticos, por ejemplo, fue la autovía A-11 y recordaron a los vecinos de la localidad de Peñafiel en Valladolid que piden evitar que por el centro del pueblo sigan pasando camiones, incluidos los fines de semana.

Entre los políticos que aprovecharon la manifestación para dejarse ver estaba Albert Rivera, líder de Ciudadanos; Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos o Isabel García Tejerina, vicepresidenta de Sectorial del Partido Popular.

También estuvieron presentes cinco ministros; entre ellos, la ministra de Economía, Nadia Calviño; la de Trabajo, Magdalena Valerio; la de Industria, Reyes Maroto; y el de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Luis Planas.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!