No lleva ni un mes en el cargo de presidente de la Comunidad de Madrid y a Ángel Garrido se le empiezan a acumular escándalos que pueden acabar con su carrera política. El último de ellos tiene que ver con un crédito personal que solicitó a la extinta Caja Madrid. Precisamente en el momento en que Garrido era consejero de la Asamblea general de la caja de ahorros de Madrid. Hasta el punto fue grave su actuación que obtuvo una importante bonificación en la operación de financiación.

A través de esta actuación el nuevo hombre fuerte en el gobierno de la capital de España pudo ahorrarse muchos euros de forma ilegal en el pago de los intereses del crédito.

Cuando este es un movimiento que cae en la figura de prevaricación al ser juez y parte de la demanda de un crédito. El coste de la operación ascendió hasta cerca de 310.000 euros, con lo cual la rebaja en la demanda del crédito alcanzo un nivel muy elevado. Y que puede generar un gran escándalo como consecuencia de la influencia que pudieron ejercer terceras personas muy vinculadas con el Partido Popular.

Dentro de un escenario de corrupción en Caja Madrid

Al tenerse noticia de esta grave noticia que pone los focos de la corrupción en el presidente de la Comunidad de Madrid, su entorno más próximo ha salido rápidamente en su auxilio. Hasta el punto de defender su más que dudosa actuación, al afirmar a los medios de comunicación que “no recibió un trato especial, sino que por el contrario tenía la mismas condiciones que el resto de consejeros”.

Una línea de protección que puede comprometer al órgano de dirección de la antigua caja de ahorros. En donde estaban presentes muchos altos cargos del Partido Popular. En este sentido, cabe recordar que máximo responsable de la entidad financiera en ese momento era Rodrigo Rato, uno de los hombres fuertes del PP y encausado por varias tramas de corrupción.

Misma condiciones en el crédito que el resto de los consejeros

Al apuntar los defensores de Ángel Garrido que está era una práctica habitual y recurrente dentro de Caja Madrid están elevando la culpabilidad a escalones más alto dentro de la formación que preside Mariano Rajoy. Incluso se especula en estos momentos con que los jueces puedan abrir una nueva causa contra la cúpula de la entidad financiera.

Por otra parte, este nuevo escándalo en el gobierno regional tiene un efecto político. Y que no es otro que al final Ángel Garrido sea desechado para encabezar la lista que se presentará para las elecciones autonómicas en 2019. No en vano, uno de los rumores que circulan en los digitales nacionales es que esta pueda ser una nueva maniobra de Soraya Saénz de Santamaría para poner en el puesto a una persona de su entera confianza.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!