El gobierno español está atravesando la peor crisis política de su historia y el mandato de Mariano Rajoy, se encuentra seriamente afectado por el caso Gürtel. La directiva del partido PP ha sido severamente cuestionada por la corrupción.

El PSOE y su moción de censura

En vista de los señalamientos en contra de Mariano Rajoy y del PP, el PSOE ha preparado un movimiento político sin precedentes. La Presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor, ha tomado la decisión de debatir la moción el jueves 31 de mayo y el viernes 1 de junio.

Según fuentes parlamentarias, el debate se iniciará a primera hora de la mañana del jueves.

En vista de la complejidad de la situación, la Presidenta del Congreso ha apurado los plazos legales. Además, hasta que el debate que genere la moción presentada por PSOE no se lleve a cabo, el Congreso no podrá disolver las cortes, ni convocar elecciones anticipadas.

Las alternativas, para que el Presidente Mariano Rajoy salga bien posicionado de este conflicto se agotan. Una de las ‘soluciones’ sería que el presidente renuncie y se genere así, una convocatoria a elecciones. Por otra parte, la posibilidad de que el PSOE retire la moción de censura, no está contemplada; esto según las declaraciones de Pedro Sánchez. El aspirante a la Presidencia, busca sacar ventaja de esta coyuntura política y aprovechar al máximo la acusación de corrupción en contra del PP.

La avanzada de Rajoy para impedir el éxito del PSOE

La meta del Presidente Rajoy es evitar, a toda costa, que la medida interpuesta por el líder del PSOE Pedro Sánchez, alcance el objetivo propuesto; la destitución del mandatario. Según fuentes gubernamentales, el presidente y líder del PP tiene una estrategia definida, al acelerar los tiempos para que se procese la moción interpuesta por Sánchez.

El PSOE necesita un total de 176 votos para derrocar al gobierno; por lo que al acelerar el periodo de discusión, las ‘alianzas políticas’ tardan en germinar. El PNV ha logrado beneficiarse con los presupuestos; es decir, si apoya al PSOE perdería estos beneficios, debido a que las solicitudes y las cuentas se manejan en el senado y ahí el PP tiene mayoría.

Internamente, el PP está viviendo una debacle política; esto gracias a los señalamientos que existen hacia su directiva y en suma, en el partido se están generando movimientos en contra del Presidente y su entorno.

Al iniciarse la sesión parlamentaria, a la brevedad posible, el presidente buscará que las acusaciones en su contra y en contra del PP sean ‘sepultadas’, esto por el tiempo y por la celeridad del trámite administrativo que conlleva la sesión parlamentaria.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!