Ya han pasado cuatro años des de la primera gran manifestación independentista llevada a cabo por la Asamblea Nacional Catalana el 11 de septiembre de 2012 en las calles de Barcelona. Ese momento, para muchos, significó el inicio del que creían que sería un proceso rápido de independencia, la cual estaba predestinada a ser en el año 2014. No obstante, el resultado no ha sido del todo el que esperaban los independentistas catalanes.

¿Qué ha ocurrido?

En 2014, el tan ansiado año del tricentenario de la caída de Barcelona en manos del Reino de España y el que tenía que ser el de la independencia, se llevó a cabo un referéndum no vinculante, e ilegal en el Estado español, con urnas de cartón en el que se impuso claramente el sí.

Anuncios
Anuncios

Pero este referéndum carecía de valor internacional y pasados ya dos años se puede entrever que no sirvió para nada.

Estos dos años, entre 2014 y 2016, ha sido un período muy convulso, en el cual se han repetido grandes manifestaciones con miles de personas en la calle pidiendo la independencia de Cataluña. En el campo institucional, el partido político “junts pel Sí” obtuvo, conjuntamente con la CUP, una mayoría en el Parlamento de Cataluña.

¿Qué nos espera?

Actualmente Cataluña se encuentra en el período en el que en teoría se están construyendo las distintas estructuras de estado que esta región necesitaría en el caso de ser independiente, como una hacienda propia.

La tensión no para de aumentar, esta semana misma la CUP (partido anticapitalista) ha alimentado la polémica quemando unas fotografías del Rey de España y varios de sus militantes han sido arrestados temporalmente.

En el verano de 2017 está previsto un nuevo referéndum de independencia, que vendría a ser una reedición del ya hecho en 2014. Los partidos políticos Junts pel Sí y la CUP pretenden llevarlo a cabo unilateralmente mientras la oposición y el Gobierno de España se niegan en rotundo.

Anuncios

Habrá que esperar para ver cuáles son los próximos movimientos del gobierno catalán presidido por Puigdemont pero por el momento la inestabilidad política persiste y el futuro de Cataluña y España es más incierto que nunca.

Haz clic para leer más