Hoy hemos visto, a ambos lados de los Pirineos, dos formas diferentes de Justicia, al menos en donde percibimos que ella se ejerza de manera más evolucionada, más justa, más de los tiempos actuales.

Ayer por la mañana, Joan Coma, concejal de la CUP en Vic, era detenido por los Mossos d’Esquadra y llevado a Madrid para ser hoy juzgado en la Audiencia Nacional. Hoy, en Francia, el Presidente François Hollande ha decidido que Jacqueline Sauvage, en su día condenada a 10 años de cárcel por matar a su marido, el cual la maltrató a ella y a sus hijos, con abusos sexuales incluidos, durante 47 interminables años, que ya había recibido un indulto parcial, tenga el indulto total y salga de la prisión.

Sauvage ha tenido a su favor la totalidad de la opinión pública francesa, sobre todo de las mujeres, pero con todos los partidos políticos, incluida la extrema derecha, a su favor. Se reunieron firmas para conseguir este indulto, que primero fue parcial, pero ahora ya es absoluto. El drama vivido por ella durante los años de matrimonio, ya lo contamos en este diario cuando el indulto parcial. Fue absolutamente sórdido y truculento.

“La señora Sauvage se ha convertido en un símbolo, símbolo de las mujeres maltratadas, símbolo de las víctimas”, dijo en su momento Valérie Boyer, portavoz de Les Républicains (centro-derecha), partido del candidato François Fillon. “Hollande tiene razón al decidir un indulto total a esta mujer, el martirio de la cual fue comprendido por todos los franceses” (Jean-Christophe Lagarde, UDI).

Más entusiastas los tuits a favor de Sauvage entre la derecha, aunque la izquierda también se alegra. La derecha francesa, por cierto, demuestra estar más evolucionada que la española, que hubiera santificado, por si acaso, antes al marido que a la mujer.

Mientras, Joan Coma fue detenido, acusado de no haber ido a ver al juez cuando se le pidió.

Recordemos que todo empezó cuando Coma, en el Consistorio de Vic, apoyó el 9-11-2015 una decisión del Parlament catalán a favor de la independencia (la desconexión). Un viejo conocido, Josep Anglada, ultraderechista catalán, ex jefe de Plataforma Per Catalunya, antes poderosa y ahora casi desaparecida, y ahora en otro partido, SOMI, como su único concejal allí, le denunció.

Al comparecer ante la Audiencia Nacional de Madrid, Coma ha tenido por parte del Fiscal un interrogatorio con algunas preguntas más propias de una película de Mariano Ozores que de un país moderno y civilizado. La frase de Coma que motivó la denuncia de Anglada era una con tono más poético y metafórico que ofensivo: “Per fer una truita, primer s'han de trencar els ous” (Para hacer una tortilla, primero deben cascarse los huevos). El Fiscal tuvo que preguntar, en un surrealista desconocimiento de idiomas, qué significaban “truita”, “trencar” y “ous” en español.

El juez Ismael Moreno, de siniestro pasado franquista, dejó en libertad con cargos a Coma, le privó del pasaporte y le obliga a acudir a la Audiencia Nacional cuando se lo ordene.

Ya condenó en su día a los titiriteros de las Fiestas de Carnaval de Madrid. Y además, ha utilizado una arcaica Ley de 1973 para juzgarle (“Delitos contra la forma de Gobierno”), de cuando vivía su santificado Caudillo, anacrónica hoy en día.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!