Las caras de incredulidad de un país y de medio mundo ante unos resultados que nadie daba por ciertos dieron paso a la formulación de una pregunta en cada uno de ellos, ¿qué va a pasar ahora? Probablemente ni el propio Donald Trump conozca la respuesta que, a día de hoy, preocupa a la inmensa mayoría de empresas con o sin negocios en los Estados Unidos y a los gobiernos de cada país.

Tras una campaña electoral cargada de mensajes ensalzando el proteccionismo frente a la lacra globalizadora y la calificación, cuanto menos criticable, de numerosos colectivos que forman parte de la sociedad estadounidense, las zonas rurales con sentimientos de abandono gubernamental y el casi siempre republicano sur de los Estados Unidos llevaron a la Casa Blanca a un candidato con una gran cantidad de detractores dentro incluso de su mismo partido y por supuesto entre el gran abanico cultural americano.

Anuncios
Anuncios

Detalles como la prohibición de la entrada de musulmanes, la construcción de un muro en la frontera con México que pagaría el propio gobierno mexicano, o la defensa de la inexistencia del cambio climático no han pasado factura al flamante inquilino del despacho oval, quien de nuevo volvió a sorprendernos a todos con su discurso tras conocer la victoria electoral.

Con un mensaje conciliador, agradeció la llamada de su contrincante Hillary Clinton y la labor dedicada a su país tras una dilatada carrera política, junto con la insistencia en la unión necesaria en la sociedad americana, la existencia de un plan económico atractivo y para todos, una apuesta decidida en la reforma de infraestructuras y un mensaje motivador para todos los estadounidenses de cara al futuro, que promete plagado de éxitos.

Anuncios

Un mensaje que choca abiertamente con las ideas expuestas a lo largo de la campaña. Incluso el presidente en funciones Barack Obama se congratula por el mensaje de Trump y se muestra "alentado" y dispuesto para realizar una transición de poder suave y adecuado en favor del país.

Y ahora, ¿a cuál de los dos Trumps debemos creer? ¿Llevará a cabo sus promesas, o apostará por una posición conciliadora acorde a su mensaje de presidente electo?

Aún es pronto para saberlo, así que mientras tanto dejemos que el tiempo juegue en esta partida mientras el mundo contempla expectante para saber por quién apuesta.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más