El feudo andaluz se ha quedado pasmado. El jueves pasado esperaba alegremente el respaldo incondicional de Felipe González a la baronesa local, pero todo ha quedado en agua de borrajas. La crisis de liderazgo que enfrenta el PSOE, tiene dos candidatos a la vista, aunque parece que al ex presidente el número le parece escaso.

El jueves pasado en un conocido hotel de Sevilla, se realizó un almuerzo-coloquio al que asistió especialmente invitado lo más granado de la plana mayor del partido, el Gobierno Autonómico y los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Felipe González después de hacer un amplio desarrollo de los temas políticos más actuales, enfrentó una charla sobre el futuro líder del PSOE.

Con una Susana Díaz expectante en primera fila, el señor González luego de ponderar los méritos de la baronesa andaluza reconociendo "su fuerza y su coraje”, dedicó unos minutos al desmerecimiento de Pedro Sánchez, endilgándole falta de cultura partidaria y calificándolo como lo peor que ha visto en la historia del partido. Algo más que agregar a los dichos de quien hace poco tiempo, se descolgara con un, “dudo que Pedro Sánchez pudiera hablar más de media hora sobre España…”. Enunció que debe haber más candidatos en el PSOE, que también posean los valores necesarios para aspirar al secretariado general del partido. El señor González ha justificado su negativa de apoyo a la candidatura de Susana Díaz con un flojo "nunca ha ganado alguien al que yo apoyara".

Susana Díaz ha sido muy útil durante la guerra declarada a Pedro Sánchez, pero he aquí que, recibido el mensaje, el mensajero no es más necesario y, la ventaja ha caducado. El PSOE teme que Felipe González busque ahora un tercer candidato que los deje fuera de juego. Según la agencia EFE, desde el principio de la reunión, antes de comenzado el coloquio, ya había adelantado que no estaba allí "para apoyar a Susana".

Más aún, podemos decir que le ha dado un tirón de orejas a la aspirante a líder del partido. Mirándola directamente, ya que la tenía frente a sí en la primera fila, reprochando que todavía no exista una fecha para el congreso federal. La pregunta que inquieta a muchos es el nombre del futuro candidato que, sin lugar a ninguna duda, ya tiene Felipe González, y que será su as bajo la manga a develar en los próximos meses antes de las primarias del partido socialista.

En definitiva, que el almuerzo-coloquio, planificado por el grupo Joly, tal vez con la intención de catapultar a la baronesa de Andalucía hacia unas exitosas primarias, ha devenido en fracaso de la mano del que fuera obsequioso "padrino", hasta que Pedro Sánchez fue defenestrado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!