Rajoy ha jurado por la cruz y sobre la biblia, su lealtad al rey y su respeto por la constitución de España. A las 18 horas anunciará a sus ministros, quienes jurarán sus cargos el próximo viernes. Rajoy intenta nombrar una primera plana ministerial que se ajuste a la nueva táctica de su Gobierno. Deberá, además, conseguir un equilibrio estable entre las distintas "estrellas" de su plantel. Lavicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaríay la Secretaria General delPP María Dolores de Cospedal, quienes mantienen una ácida guerra por el poder dentro del partido conservador, lehan dadoun dificultoso camino al presidente de gobierno, para determinar los nombramientos de la primera línea de dirigentes de lospopulares.

Ambashicieron un botín de los ministerios y confrontaron su poder. La reunión de las 18 horas con Felipe VI pondrá fin a las dudas y coronará a la más dura del PP.

Ahora el momento de la verdad ha hecho su aparición en el escenario político, y a pesar de las enérgicas declaraciones de la gestora, en el sentido de no ir más allá de la abstención, en cuanto al apoyo a Mariano Rajoy durante su nuevo gobierno, ya se habla del pacto entre PP y PSOErelacionado con losacuerdos que favorezcan a unos yotros,en materia de legislación. Acuciado por Bruselas, Rajoy espera que en este momento la promesa de estabilidad de los socialistas pase por la aprobación de los Presupuestos Generales delEstado. El acuerdo preelectoral con Ciudadanos y la Coalición Canaria no aseguran lasuma necesaria de votos para salir adelanteen el tiempodeseado porel oficialismo.

Rajoy cuenta conel cumplimiento de las promesas del Psoe.Quid pro quo, el "partido opositor"deberá ser correspondido con el apoyo necesario para que, a los Gobiernos Autonómicos socialistas no les falte un presupuesto, ya que han sido abandonados,después de la abstención socialista, por Podemos en Extremadura y Castilla-La Mancha, con la no lejana posibilidad de que ocurra lo mismo en el resto de las autonomías.

El PP en la persona de Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación de los conservadores, ha tomado a su cargo la "elección de la oposición" y, en este caso ha elegido por supuesto a los "razonables" integrantes del PSOE.A quienes consideran más aptos para ejercer como opositores, que aquellos a quienes han nombrado como, "delincuentes potenciales", es decir a la agrupación liderada por Pablo Iglesias, Unidos Podemos.

Vaya que el muerto se asusta del degollado. Los corruptos del PP, poniendo cara de yo no he sido, se atreven a arrojar la primera piedra, en lo que será un duro transcurrirde su gobierno en minoría.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!