Fidel Castro Ruz, nacido en Birán en 1926, fallecido en la Habana en 2016, hasta aquí los datos fríos de wikipedia, un hombre que marco el rumbo de la Historia moderna de un país, Cuba, y de un continente Latinoamérica. Ayer mismo, estuve hablando con una amiga doctora cubana sobre la situación de su país y la historia de una isla que cambio el mapamundi de un continente, ese campo de expresión que tradicionalmente había sido el patio de Estados Unidos. Al final sacamos la misma conclusión, se desvanecieron muchos anhelos y se consiguieron grandes conquistas...

Hace tiempo, allá por el 2000, en Rio Grande del Sur en el Asentamento de Nova Santa Rita en Pantano grande uno de los curas franciscanos que acompañaban al MST (Movimiento de los trabajadores sin tierra), me confesaba que el único país en Latinoamérica donde se podía nacer sin riesgo era Cuba. Un niño podía nacer sin problemas, todo una garantía.

Fidel Castro es, sin lugar a dudas, la figura crucial del movimiento de liberación y construcción nacional más importante que ha tenido América del Sur en el siglo XX.

De formación abogado, doctor en Derecho Civil, muy pronto fue activista anti-imperialista al final de la década de los 40 y enemigo numero uno del régimen de Fulgencio Batista en los 50. Su activismo político le llevó al asalto del Cuartel de la Moncada en 1953, hecho por el que fue condenado a prisión. Tras ser indultado se exilio a México donde planeó la invasión guerrillera en 1956, allí junto a un grupo de guerrilleros que ya pasaron al conjunto de la historia moderna, Camilo Cienfuegos, Raúl Castro, Almeida y el Che Guevara.

El movimiento 26-7 creado en 1955 fue el germen que desde el nacionalismo cubano, se fue desarrollando bajo distintos espejos hasta alcanzar ideales de izquierda revolucionaria. El año 1958 cuando se planeó el inicio de la revolución, un primer salto de 800 revolucionarios (el grupo de los barbudos) a la isla de Cuba desde México. Comenzó así uno de los grandes hitos del siglo XX, la revolución cubana, pieza angular de muchas revoluciones posteriores. La caída de la dictadura de Fulgencio Batista (general apoyado por USA con el dinero de la mafia) fue un acto de heroísmo y de adhesión escalonado que llevó a un grupo de valientes a derrocar 70.000 hombres, y acabar con el tirano el 1 de Enero de 1959, cuando las tropas revolucionarias de Castro, El Che, Cienfuegos y Almeida entran al son de Guantanamera en la Habana.

Desde aquí la Historia contribuyó a crear todo un imaginario revolucionario y sobre todo un tiempo de esperanza que se aunó con los movimientos de liberación colonial en África: Ángola, Mozambique, Guinea Bissau, Sudáfrica, Cabo Verde... La revolución cubana supuso el acicate y apoyo de los movimientos de liberación nacional de todos los continentes del mundo. Cuba fue el ejemplo de David contra Goliat, la lucha contra el imperialismo, como siempre Fidel nos recordaba en sus discursos.

La figura de Fiel Castro es enorme, de una influencia tal que sus sombras nunca llegarán a tapar las luces que la revolución cubana fue como faro de liberación de los pueblos.

Los movimientos de liberación tomaron el ejemplo de los barbudos para llevar a cabo la organización de las revoluciones. ¿Odiado? sobre todo amado por los pueblos que un día sufrieron la explotación y el colonialismo, así lo supo señalar el propio Nelson Mandela en una visita que Fidel Castro le hizo en los 2000 al presidente Sudafricano. Sin el apoyo de su amigo Fidel, nunca hubiera cambiado Sudáfrica.

Fiel Castro es ante todo, la última gran figura de la Historia del siglo XX. Un personajes que como él dijo alguna vez “La Historia sabrá juzgarme”.

Poco espacio habría en este artículo para describir en profundidad la enorme influencia que Fidel Castro ha tenido en el mundo. El hombre sacralizado a los altares de la cultura negra en el Harlem, y con más intentos de asesinato por parte de la mafia, “los gusaneros” y la CIA en el mundo. Que decir, hasta siempre Comandante...

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más