Pese a que en un comienzo se informó que la totalidad de los exámenes sería del estilo Test, es decir un batería de preguntas con varias opciones para elegir la respuesta correcta, la nueva selectividad solo podrá incluir hasta la mitad de esta metodología. Este es uno de los cambios fundamentales y más cuestionados, para muchos pedagogos, el “Multiple Choice” no permite distinguir la correcta madurez e internalización de conocimientos del examinado.

Cuando se planificó la selectividad de este año, se pensó en 350 preguntas. Más de la mitad se correspondía a preguntas relacionadas con las materias troncales, 100 preguntas podían ser optativas y 50 pertenecían a las asignaturas específicas.

Sin embargo, la controversia que ha generado la evaluación de estas características ha provocado cambios en el proyecto original.

La resolución final permite que la mitad de la prueba tenga características de respuesta abierta, es decir, que permita al estudiante explayarse al respecto. El resto del examen contendrá preguntas con posibles respuestas correctas, el tipo test, para que el alumno determina la adecuada. Lo que aún no se ha especificado es la cantidad de respuestas entre las que podrá elegirse. Tampoco se conoce si las respuestas incorrectas restan puntos.

Cada Comunidad Autónoma deberá crear sus exámenes, teniendo la libertad de elegir el sistema de respuestas múltiples o no.

Filosofía la materia de la discordia

Mientras que cada nuevo año lectivo se plantea la posibilidad de quitar la asignatura de filosofía del calendario escolar, este año todos los alumnos deberán demostrar su conocimiento en las ciencias de Sócrates y Platón.

La polémica por evaluar Filosofía está dada por la escasa formación que se brinda de esta. Solamente en Primer año de Bachillerato se imparte esta materia, lo que ha provocado que muchos centros estén pensando en impartir clases extras a los estudiantes del último año que sirvan de repaso para la selectividad.

Los alumnos españoles que aspiran cursar estudios superiores deben demostrar sus conocimientos en Historia, Lengua y Literatura, elegir una lengua extranjera y en la ya citada Filosofía. Además de estas materias comunes a todos los estudiantes del país, luego se deberá elegir entre una materia troncal de la especialidad que el estudiante haya cursado.

Dos materias más que serán optativas y una específica, de la que se excluyen Educación Física y Educación en Valores.

Otro de los cambios radicales que presenta la nueva prueba de selectividad es la forma en la que se evaluará de la lengua extranjera. De las 5 posibilidades que tienen los examinados (inglés; alemán; portugués; italiano y francés) el 60 % de la prueba será escrito, mientras que el resto deberá demostrarse oralmente. En años anteriores todo el examen de esta asignatura era por escrito. Este apartado de la selectividad estaba pensado para ser implementado desde el año 2012, pero el empleo de más personal para evaluar a los alumnos demoró su comienzo hasta este curso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!