Ramón Espinar, portavoz de Podemos en el Senado y diputado en la Asamblea de Madrid, lanzaba en Twitter el 11 de abril de 2014 una reflexión sobre la Política de vivienda del PSOE de Andalucía.

Captando la atención de diversos usuarios de la red social,el ingenio del politólogogeneró una serie de comentarios, tanto a favor como con cierto recelo. Una de las declaraciones afines fue elegida por Espinar para continuar ahondando en su perspicaz ideal y respondió aludiendo a los derechos y pelotazos.

Tan solo tres años antesde que Ramón Espinar hablara en la red tales principios sociales se lucraba con la venta de una vivienda de protección pública que había comprado por 146.224 euros, asignada sin sorteo público, es decir, a dedo, y en Alcobendas, donde ni siquiera Ramón Espinar estaba empadronado. La plusvalía obtenida el 15 de abril de 2011 por la venta de esta vivienda ascendió a 30.000 euros.

Tras la operación especulativa, Ramón Espinar perfeccionó la concepción de su ideal colectivo y la preocupación por los más desfavorecidos predicando sin ejemplo en una Comisión regional de Investigación sobre la corrupción celebrada en el año 2015: "Señor Presidente, el objetivo final de la promoción de vivienda pública no es venderla, el objetivo final de la promoción de vivienda pública es garantizar el acceso al derecho a la vivienda de la ciudadanía que no puede acceder al mercado libre"

.

Ramón Espinar dio la cara ayer en una rueda de prensa convocada para explicar a la ciudadanía española su versión de los hechos. Se mostró "francamente golpeado y dolido". Simplemente con el sustento de su palabra, sin documentación que acreditara ni diera verosimilitud a sus explicaciones, Ramón Espinar se enzarzó en aclaraciones e impartió lecciones de cómo se fija el precio de compra y venta de una vivienda pública, la misma que él llamaba "joven".

Declaró que "no era cierto que hubiera ganado 30.000 euros" porque "hay impuestos" y desglosó los diferentes tributos que gravan una operación especulativa con beneficio económico, reduciendo la rentabilidad del negocio a "19.000 o 20.000 euros", con los que "pagó la matrícula de un Máster y un ordenador portátil".

Poco más añadió y consideró que "las explicaciones estaban dadas". Arremetió contra el medio de comunicación que alumbró la información y se preocupó por la igualdad en el trato a los diferentes políticos.

Insistió Ramón Espinar en que la operación especulativa y lucrativa es "perfectamente legal y ética". Para la compra de la vivienda contó con la ayuda de "su madre, su padre y su abuela". Su padre es Ramón Espinar Gallego, con ideología socialista y afiliado al sindicato UGT. Este señor, padre de Ramón Espinar, está acusado de apropiación indebida como directivo de Caja Madrid, mediante el uso de las "tarjetas Black", por el gasto de 178.400 euros entre 2003 y 2010 en hoteles, viajes, zapatos, restaurantes, supermercados, farmacias y otros productos y servicios.

El padre de Ramón Espinar ya ha devuelto el dinero que, de manera ilegal, había despilfarradode su tarjeta de "libre disposición". "He tenido que ahorrar para poder devolver el dinero". Préstamos a hijos de 20 años para compras de viviendas, capacidad de ahorro para devolver 178.000 euros en menos de un año. Debe ser el socialismo.

Ramón Espinar seguirá ejerciendo sus funciones políticas porque, como ha demostrado, predicar con el ejemplo no es una de sus virtudes más maduras.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!