Después de 10 meses en funciones, Mariano Rajoy, ha firmado y jurado al cargo de presidente delante del Rey Felipe VI. Por segunda vez para él, pero por primera para su Majestad, la ceremonia se ha realizado este lunes por la mañana, rompiendo las especulaciones que creían se celebraría el pasado domingo.

En el Palacio de la Zarzuela se han dado cita Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados y Rafael Catalá, Ministro de Justicia que ha oficiado como notario de la jura. La ceremonia ha sido austera y rápida, ha dado comienzo a las 10,32 de la mañana y finalizado unos minutos después en la Zarzuela.

Por otra parte, el mismo día de la jura, el Partido Socialista ha informado que iniciaría las investigaciones correspondientes, por no acatar la decisión general de abstenerse a 15 diputados. Los mismos deben presentar sus alegaciones durante los próximos 7 días, la multa podría ir desde los 200 euros a los 600.

Según fuentes cercanas al presidente, aún no ha consultado a ninguno de sus allegados sobre posibles cambios y nuevas incorporaciones. Se prevé que mañana miércoles realice los contactos definitivos con los posibles nuevos ministros. Los 4 últimos años podrían servir de barómetro para conocer los posibles reemplazos. El actual presidente ha preferido no hacer cambios bruscos que pudieran afectar la estructura interna del partido y ocasionar malestar.

Rajoy ha sido más de esperar la renuncia de sus ministros que de tomar el toro por las astas y destituirlos.

Las quinielas que han comenzado a circular sobre si los cambios en su Ejecutivo serán rotundos o solo se atinará a cubrir las 5 vacantes libres. Las opiniones más osadas apuntan a que, tantos días para decidir quiénes ocuparán los nuevos pestos, se debe a un recambio de personal casi en su totalidad.

Van aún más lejos, cuando plantean un posible ofrecimiento a Albert Rivera de ocupar un Ministerio.

Desde Ciudadanos niegan cualquier comunicación del Partido Popular con respecto a este tema y mantienen su negativa de hacerse cargo de ello.

Jurar o prometer

Uno de los cambios establecidos por Felipe VI es el de permitir que el nuevo presidente opte por jurar o prometer y que lo haga ante la biblia y un crucifijo o simplemente solo con la Constitución Nacional.

En la práctica, y si hubiera consecuencias por romper o quebrantar esa jura, no hay diferencias. Ocurre que una u otra opción se relaciona más con las creencias personales, que con los resultados.

Mariano Rajoy ha preferido no romper la tradición y ha elegido hacerlo a la vieja usanza, ante una biblia, un crucifijo y la Constitución. Para los lingüistas, jurar tiene orígenes vinculados a lo divino, se lo suele ante Dios o un ser superior, mientras que prometer implica un compromiso personal sin enceres, ni testigos omnipresentes.

“Jurar implica poner por testigo a alguien. Se jura por un poder divino o un por un poder humano o institucional como puede ser la Biblia o la Constitución”, aseguran desde la web de BSR abogados.

Primer juramento sin Reina

Desde que el Rey emérito Juan Carlos comenzara a tomar el juramento presidencial la Reina Sofía siempre estuvo presente. No obstante, en la ceremonia de ayer, la ausencia de Doña Leticia ha sido notoria. Su Majestad se encuentra en París inaugurando el vigésimo cuarto Congreso Internacional del Cáncer. La Reina Letizia ha abierto en este congreso junto al presidente francés François Hollande.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!