Desde que empezaron a ser empleados en el campo de batalla primero como ambulancias y enlace en la Guerra de Corea y después como verdaderas plataformas de combate especialmente Vietnam, la primera guerra en helicóptero, su uso ha sido continuo en cualquier teatro bélico en todo conflicto durante el último medio siglo.

Pero falsamente por la imagen mostrada en el cine y espectacularidad del lenguaje cinematográfico, donde el héroe salta de la aeronave desde una altura de varios pisos sin lastimarse ni un tobillo, el uso de helicópteros en el combate necesita de unas tácticas y procedimientos para hacer de su actuación una acción eficaz y que se revele decisiva en el campo de batalla.

En este punto en un ejercicio helitransportado acometido por el Rgto. "Inmemorial del Rey" Nº1 vemos lo elaborado y específico que son las técnicas para embarcar, desembarcar y desplegarse desde un helicóptero frente a la peliculera, pero caricaturesca, escena del Rambo de turno desembarcando dela aeronave exterminando a los "malos" a ráfagas de ametralladora pesada.

Abordar el helicóptero

Por elemental precaución al eludir las hélices el abordar un helicóptero no es una maniobra que se haga con la cotidianidad de entrar en un coche o un avión de pasajeros a esto sumado que si el helicóptero es militar y en zona de combate se sigue un procedimiento específico.

Con un helicóptero Chinook, en uso en las FAS y indudablemente el de uso más extenso en occidente, para abordarlo se dispone el personal a embarcar en dos filas homogéneas, el helicóptero carga hasta 27 infantes de modo que el personal a embarcar se dispone dentro de ese margen en un número similar en dos líneas.

El jefe de la unidad y su segundo se ponen a la frente de cada línea y sus segundos respectivos al final.

Cuando el helicóptero aterriza se levanta una gran polvareda que hace necesario proteger cara y ojos, de lo contrario se pueden sufrir lesiones oculares. La imagen del héroe aguantando el polvo es otra fantasía de Hollywood, a una señal ambas líneas abordan la aeronave en fila india hacia el final de la carlinga, el jefe de la unidad recibe la confirmación de sus segundos que todos están a bordo y se lo comunica al piloto por intercomunicador que es quien decide cuándo se despega.

En un helicóptero medio como un Cougar o Caimán NH-90 el sistema es similar pero en una sola línea frente a la cabina de la máquina y realizando una especie de gancho a la carrera ante ella para que el piloto pueda verificar el embarque, el jefe de unidad se lo verifica a bordo.

Asaltando desde el aire

Saltar desde un helicóptero o descender en "fast-rope" es una medida excepcional, y de cine bajar pegando tiros con una ametralladora pesada y gritando, lo esencial cuando un helicóptero aterriza es asegurar la propia zona de aterrizaje con la unidad embarcada para garantizar la propia seguridad de la aeronave.

Siempre se aterriza cara al viento, se orienta mediante botes de humo lanzados en tierra, para facilitar un despegue de emergencia, y entonces desde popa la unidad se despliega a las seis con ambas filas que embarcaron a la carrera a una distancia de la nave y después girando a ambos lados en ángulo recto para formar una línea que cubra toda la retaguardia.

Si la amenaza viene de los flancos ambas líneas despliegan en fila india en dos combadas para formar una Defensa "en media luna" que protege 360º al Chinook.

Unos métodos demasiado ensayados y sistemáticos que evidencian toda fantasía peliculera.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!