Algunos socialistas piensan que las 11 abstenciones, es decir la abstención técnica,sería políticamente lo menos dañino para el PSOE. En relación a esto, varios barones cursaron a la comisión gestora, en la persona de su presidente Javier Fernández, el pedido de una reunión que debería haberse llevado a cabo antes del Comité Federal. Pero la baronesa andaluza les dio un portazo en las narices, a Sánchez y al PSC, interviniendo para que esa opción fuera descartada. A pesar de ello no podrán amordazar el "no" que los catalanes y Pedro Sánchez, esperan desenvainar en el segundo pleno de investidura.

Los sanchistas temen que la presencia de Pedro Sánchez durante la segunda votación, en la que seguiría fiel al "no es no", sería la excusa del Psoe-A, para pedir la expulsión del ex líder. Suponen que esa seríasu muerte política, ya que las internas en las que Sánchezhadicho que se presentaría como candidato al secretariado, están muy lejos de ser convocadas y durante ese tiempo quedaría invisibilizado. Es ese el motivo por el que se especula con la ausencia del ex secretario durante la votación del domingo.

La posición de los rebeldes

La amenaza de ser enviados al grupo mixto, no condiciona la decisión de los rebeldes del Psoe. Según el Diario.es, una de las diputadas que se oponen a la investidura de Rajoy, ha dicho que poco le importa que la manden al grupo mixto,"Nos quieren asustar, pero al final no harán nada".

Por su parte el presidente de la gestora, ha expresado que no piensa en imponer castigo alguno a los que incumplan con el "mandato imperativo" del Comité Federal, y es que al Psoe no le dan los números para expulsar diputados. ¿O es que los 60 del Psoe-A, son suficientes para ejercer la oposición?

Si el partido socialista expulsara a los diputadosrebeldes del PSC, a los que se sumarían, Pedro Sánchez, Sofía Hernanz, Pere Joan Pons, Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorzayotros socialistas que están evaluando su voto, la cifrase acercaríademasiado alos 18 disidentes, que restados de los 84escañosque ostenta el partido, pondrían al Psoe enun deficiente número de diputados, colocándolo en elsegundo lugar de la oposición ycediendo la primacía a Unidos Podemos.

El temor de Susana Díaz ante el no de Pedro Sánchez

Se supone que Sánchez no puede pasar por alto el mandato imperativo del Comité Federal, peroel domingo próximo, las suposiciones dejaransu lugar a los hechos y, justamente a Susana Díaz baronesa de Andalucía, le pesaría mucho que Pedro Sánchez dejara atrás las puertas del congreso, erigiéndose en el abanderado de la negativa a la investidura de la derecha española.

Tal vez las expulsiones que hicieran efecto después de eso, no dejarían al partido en el mejor de los posicionamientos y, la fractura que hoy amenaza al Psoe, podría dar paso a una escisión y al nacimientode un nuevo partido que, prestando oídos a las bases, se constituyera en la verdadera voz del socialismo de España.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!