Mientras en el PSOE se está planteando la abstención para evitar unas terceras Elecciones, las encuestas parecen confirmar que serían desastrosas para la formación. En la útima encuesta de DYM, publicada por El Confidencial, el PP pasaría del 33% en el 26J a un 36,2% lo que junto a los votos de Ciudadanos, que pasaría a un 11,8%, perdiendo algo más de un punto, practicamente aseguraría la mayoría absoluta entre los dos partidos y por lo tanto un gobierno de Rajoy estable. Por el otro lado, U.Podemos podría mejorar levemente sus resultados pero no conseguiría atraer el voto que se le escapa al PSOE.

Anuncios

Los morados se quedarían con un 21,7% frente al 21,1% del 26J. Lo que haría probable el ''sorpasso'' sería la pérdida de voto del PSOE, que pasaría de un 22,6 a un 19,6 de los votos y por lo tanto volvería a tener de largo su peor resultado en la historia.

La participación también caería hasta un 65% del electorado, que también sería la mínima histórica, pero apenas un punto por debajo que la de junio. En cuanto a la intención directa de voto la primera fuerza sería U.Podemos, con un 17%, seguido de cerca por el PP, con un 15,9% mientras el PSOE se hunde y se quedaría en el 7,1% al igual que Ciudadanos.

Esto se explica porque tanto el PP como U.Podemos tienen una fidelidad de voto entorno al 80% mientras el caso de Ciudadanos y el PSOE se sitúan en el 53% y 51% respectivamente. Entre los votantes del PSOE la mayoría se mostrarían partidarios de abstenerse en el caso de que Rajoy diera un paso atrás, un 57,6%, pero aún así un tercio de ellos se muestra contrario. Por lo tanto, el PSOE tiene que decidir a qué le tiene más miedo, a ir a unas terceras elecciones que probablemente le harían quedar por debajo de Unidos Podemos o abstenerse ante un gobierno del Partido Popular liderado sin duda por Rajoy incumpliendo así su promesa más repetida durante la campaña y perder la confianza de gran parte de su electorado que tendría que recuperar en los siguientes cuatro años.

Anuncios