El programa Salvados que conduce el periodista Jordi Évole se emitió ayer domingo 30 de octubre y se centró en el Partido Socialista. El bloque principal del programa de ayer era la entrevista que Pedro Sánchez había concedido al periodista catalán, pero hizo una sección introductoria con cuatro militantes del partido para abordar un punto de vista más amplio en lo que fue un programa excelente.

Los militantes Galo Gutiérrez, Miguel Ángel Soler, Trini Castelló y Virginia Vera hicieron una mesa redonda con Évole, quien mismamente lo calificó de “mini-comité federal con la militancia”, para abrir boca con las variadas perspectivas de ‘las bases del Partido Socialista’.

Anuncios
Anuncios

La valenciana Trini Castelló fue la que se mostró más dolida y confusa con el partido, asegurando que se planteaba si debía desvincularse del partido con estamentos como “yo no quiero estar en esta foto de este PSOE”. La valenciana fundamentaba su entristecido discurso en que facilitar el Gobierno de Rajoy es defender un periodo de pérdida de derechos sociales y olvidarse de los valores del Partido Socialista.

La andaluza Virginia Vera lo veía desde otro punto de vista, el que contempla que tras el desastre de las segundas elecciones era la abstención lo primero que se debió tener en cuenta.

El madrileño Galo Gutiérrez la secundaba con una crítica mucho más sibilina al exponer que lo peor de la abstención actual del partido socialista es que “ahora nos vamos a abstener gratis”.

Así describieron a un PSOE dividido en base a los diferentes territorios cuyo votante es más exigente que el que pueden tener los partidos más conservadores o de políticas de derechas, y que, como dijo el Catalán Miguel Ángel Soler, “tiene sensibilidades nacionales múltiples”.

Anuncios

Tras este primer tercio protagonizado por la militancia llegó el momento de las confesiones de Pedro Sánchez, quien no mostró reparo alguno en hablar sobre el Partido Socialista y sobre los intereses de las grandes empresas españolas.

Siempre sin decir nombres, porque aseguraba “no es mi estilo”, cargó contra el diario El País al afirmar que le habían advertido que de haber pactado con Podemos habrían ido en contra de su Gobierno. Habló de que “el sector financiero no quería un entendimiento de las dos izquierdas”, porque ahora las bases económicas se han aliado con la política de derechas para su supervivencia.

Sánchez hizo hincapié en que se equivocó al “tachar a Podemos de populistas”

En la entrevista con Évole notamos a un Pedro Sánchez mucho más ‘libre’, que ya no nota la presión de representar a un Partido Socialista como líder oficial y ahora lo hace desde la militancia para ganarse al votante del PSOE más ‘bajo’. Évole calificó el discurso de Sánchez de ser “un poco quijotesco” al comparar lo de coger el coche y recorrer España con la historia manchega del caballero y sus molinos.

Anuncios

Ante esto Pedro Sánchez ratificó su posición diciendo que “en la política española actual hace falta ser un poco quijotesco”.

Un discurso de Sánchez que abrirá llagas en muchos socialistas y pondrá en pie a otros tantos tras la excelente entrevista que le hizo Jordi Évole. ¿Qué Partido Socialista acabará por alzar más la voz, los revolucionarios de Sánchez o lo conservadores?

Haz clic para leer más