El Presidente de los #Estados Unidos siempre ha gozado de buena fama desde que se embarcase en el viaje de ocho años que ha sido su etapa presidencial. Si abandona la Casa Blanca es porque, según la ley un mismo presidente no puede presentarse a las #Elecciones tras dos legislaturas en el Gobierno.

A #Obama se le quiere, se le respeta y se le admira (al menos en territorio nacional) y buena prueba de ello son las apariciones televisivas que ha hecho el presidente como mero showman.

Anuncios
Anuncios

La última de estas fue en el show de Jimmy Kimmel, durante la ya famosa lectura de mean tweets, que no consiste en otra cosa que traer celebridades para que lean en alto tweets desagradables que la gente ha escrito sobre ellos y que el programa se encarga de recoger.

 “Barack #Obama baila igual que la pinta de sus pantalones’, esto de los pantalones es viejísimo, fue hace años, por favor’; era una de las bromas que lanzaba el aún presidente. Y es que está claro que el originario de Hawái no tiene miedo alguno de reírse de sí mismo (como para no) y de esta forma se lleva a la ciudadanía estadounidense al bolsillo.

Anuncios

Ha hecho otras divertidas apariciones en los medios, como sus famosa despedida dejando caer el micrófono en la Correspondant’s Dinner de la Casa Blanca, la aparición en el irreverente programa Between two Ferns que presenta Zach Galifianakis, o la participación tan desinhibida de su mujer, Michelle #Obama, en el carpool karaoke del programa de James Corden.

Lo que está claro es que la familia Obama tiene una imagen social que goza de buenísima salud y que el aún presidente de los #Estados Unidos no tiene miedo a mostrar sus vergüenzas, ni por él mismo ni por los suyos, fruto posiblemente de un extenso gabinete de asistentes de imagen que hacen bien su trabajo para aconsejarle hasta dónde llegar.

¿Os imagináis una política española que intentase seguir la misma estela? Realmente ya ha pasado aquí en algunas situaciones menos sonadas cuyo resultado no ha sido para nada el mismo, como el pitorreo surgido tras el famoso walk-running de Rajoy o el baile coreografiado de Soraya Sáez de Santamaría en el Hormiguero.

¿Cambiará el panorama socio-político español hasta parecernos un poco más a los estadounidenses? ¿Puede una figura política volver a ser una celebridad en nuestro país?

¿No hay necesidad para hacerlo? Por ahora nos queda centrarnos en la posible ceremonia de embestidura de Rajoy que podría tener lugar el próximo domingo y las posteriores elecciones de #Estados Unidos que podrían llevar una disyuntiva entre guatemala y guatepeor.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más