Mariano Rajoy es especialista en ver pasar los cadáveres de sus enemigos desde la ventana. La situación que se ha generado en el PSOE facilita los movimientos de los populares de forma más que evidente. En este momento el Partido Popular puede hacer lo que quiera. Desde las actuales filas socialistas dirigida por Javier Fernández, temen que no se cree un gobierno de los populares facilitado por una abstención de los socialistas. En Génova saben que unas terceras elecciones no favorecen a nadie excepto a Mariano Rajoy, con ese panorama la situación generada en el PSOE se vislumbra caótica. El tiro en el pié, el suicidio que el partido socialista ha generado con esta división, se sabe que es enorme, pero aún puede tener mayores consecuencias.

las palabras del histórico Javier Solanaremitidas en un twitter el miércoles pasado, nos pueden poner en situación “cuando se tome consciencia del destrozo, todos preferirán 85 diputados”. Unas futuribles elecciones en diciembre serían trágicas para el PSOE. El electorado castiga a los partidos que han manifestado luchas internas y en estos momentos el electorado socialista está noqueado. El nuevo poder impuesto en Ferraz ha conseguido expulsar a Pedro Sánchez, pero se ha dejado en el camino cualquier salida válida ya no sólo ante los populares, sino sobre sí mismo. Mariano Rajoy tiene todo el poder. De él depende pedir al Rey que sea investido o por el contrario no hacer nada y convocar próximas elecciones.

El PSOE desearía el primero de los escenarios para poder abstenerse.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!