Si algo ha quedado claro con las últimas declaraciones de Leguina es que los que un día fueron importantes en la primera parte de la Democracia española se han acabado cambiando de partido. Se pude tener el carnet de afiliación que cada uno quiera, eso no quiere decir que el voto corresponda. Algo así les debe estar pasando a tres ilustres socialistas que últimamente han mostrado su cara más fea.

En primer lugar Corcuera ministro de Interior desde 1988 hasta 1993, actualmente divulgador de opinión en 13TV entre otras cadenas. Si algo ha dejado claro en todas sus declaraciones es que ha olvidado su etapa de electricista y de sindicalista, ha perdido su moral que le llevó a UGT y al PSOE.

Lo hemos visto atacar a Sánchez casi desde el inicio, ha llegado a insultar a tertulianos como Sotillos por ser de izquierdas y recientemente se vio muy exaltado ante la pregunta que le hicieron ¿cuándo se ha hecho usted de derechas?A la que simplemente respondió, eres un rojo, respuesta que aclaraba que él ya no lo era.

Quizás el caso más público es el de Felipe González, un ex presidente siempre envuelto en polémica, opinando de todo lo que acontece en el PSOE y últimamente haciendo más favores a la derecha que al partido que un día lideró. Acusando en todo momento a Sánchez del declive electoral en Galicia y País Vasco, pero no recordando que con Sánchez se sacaron mejores resultados municipales y que Andalucía fue mantenido en el periodo de Sánchez, los logros se atribuyen al conjunto pero los fracasos se han atribuido individualmente a Sánchez.

Pero una persona de González debería tener cuidado con el número de entrevistas que concede y lo que dice, pues en la Cadena Ser llegó a decir, Regionalmente, nunca hemos tenido peor resultado en el País Vasco, a pesar de las cosas que hicimos… tá, pá, pa…, declaraciones que enseguida hicieron tendencia al ex presidente, todos en referencia al Señor X y al GAL.

Quizás González no lo dijo por eso, pero la ciudadanía así le respondió.

El último en sumarse ha sido Leguina, quien fue el primer presidente de la Comunidad de Madrid, hasta que fue derrotado por Gallardón, ha declarado que no puede seguir liderando el partido personas que no han trabajado nunca.

Declaraciones que han provocado numerosas especulaciones de si era una indirecta para Susana Díaz y aquellos firmantes de la dimisión en bloque, donde muchos llevaban más de 20 años cobrando de la política.

Sin duda alguna el PSOE atraviesa momentos muy turbulentos pero deberían debatir sobre qué hacer con esa guardia pretoriana que destruye más que construya, hoy en día, y por supuesto aleja más que acerca a la ciudadanía.

Pueden seguir todos nuestros artículos de análisis social, político y cultural en la página de Facebook, https://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!