Estamos en una de las campañas electorales más interesantes de los últimos años dentro de los Estados Unidos.

Por un lado se encuentra en el bando demócrata, la primera aspirante a ocupar la Casa Blanca, Hillary Clinton, quien tras perder años atrás con el actual presidente, Barack Obama, se le ha puesto todo de cara y tras unas reñidas primarias,con Bernie Sanders, paraocupar el despacho oval.

Del otro lado tenemos al esperpento republicano, con la cara de Donald Trump, que tras arrasar en el otro bando parece que sus horas como candidato a la presidencia estáncontadas.

Tras empezar una campaña electoral a mucha distancia, supo recortar puntos en las encuestas e incluso ponerse por delante, los traspiés cometidos en las últimas horas han hecho saltar todas las alarmas al partido, donde muchos de sus compañeros de filas, cuando él no lo es, han decidido dar un paso atrás y rechazar sunominación y convocar de manera urgente a las bases del partido para ver que hacer con el candidato a escasos 30 días de unas elecciones que se suponen muy cruciales al otro lado del Atlántico.

Uno de los principales críticos es su posible vicepresidente que se ha desmarcado de las recientes declaraciones machistas que Donald ha lanzado, pasando también contra la durísima campaña contra sudamericanos y especial mexicanos, construcciones de muros y demás excesos cometidos por el candidato. Además tras el desastroso debate con la candidata demócrata y el previsible descarrilamiento de su campaña, han decidido que lo mejor para el órgano del partido es reunirse de manera urgente.

Pesos pesados de la Política del partido, antiguos secretarios de estado y muchos miembros del artisteo americano se han lanzado a criticar con extrema dureza los discursos del candidato.

El afectado, quien ha dicho que no se va a retirar de la campaña presidencial, también ha mostrado un latente malestar contra el partido y se va a atrincherar en que él ha sido elegido democráticamente para ser el candidato.

Las próximas horas van a ser clave, porque además se va a llevar a cabo otro debate entre los candidatos, y del resultado del mismo, la caída de Donald Trump y por tanto del partido republicano puede darse por hecho.

En las siguientes jornadasveremos el desenlace de esta tremenda situación situación dentro del partido que más veces a gobernado la primera economía del mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!