La Casa Real anuncia, que el rey Felipe VI,citará a una nueva ronda de investidura, con un margen de 13 días, antes de que se cumpla el plazo que, cancelando esta opción, daría entrada al llamado de nuevas elecciones, las terceras en menos de un año, tratando de conseguir un Gobierno para España.

Todo lleva a pensar, que el PSOEse decidirá por la abstención. Llámenla como la llamen, y ya hemos oído muchos posibles adjetivos que, tratarán de ocultar el verdadero sentido de la decisión, el PSOE aparece como un claro facilitador de un pleno de investidura, exitoso para Mariano Rajoy. El mayor de los males para el Partido Socialista Obrero Español, ya se lo han suministrado ellos mismos.

La pérdida de escaños en las tan temidas elecciones, son una consecuencia del mal andar y la guerra interna, sean cuando sean las próximas elecciones el Psoe perderá esos escaños. Son pues, excusas, si te votan, te votan y si no a llorar a la iglesia, pero, a no perder la dignidad ni la ideología, que eso es imperdonable. La discusión entre si voy o si vengo, si es el comité, los barones o las bases, es innecesaria, ya se ha tomado una decisión y es vergonzosa.Mariano Rajoy ha obtenido su victoria, hace ya una semana en Ferraz 70. Los disfraces son muy bonitos, pero, no pueden ocultar la realidad, el PSOE se ha destruido a sí mismo.

Este martes en Telecinco, según publica El Huffington Post, Javier Fernández, presidente de la comisión gestora del PSOE, ha declarado tristemente que: "en política hay que estar en condiciones de convivir con la decepción", una declaración que lo posiciona mediocremente, en el panorama del fracaso que su partido exhibe frente a los militantes.

Todos los esfuerzos de Fernández siguen centrándose en encontrar el adjetivo menos ominoso, para lo que se llama a secas, la abstención,que pone a Mariano Rajoy en el sillón de la Moncloa.

Elena Valenciano, para Onda Cero, ha expresado que sería deseable "escuchar a sus compañeros en un Comité Federal", cosa que suena como mínimo, más inteligente.

Subrayó que pese a que, en diciembre, el Comité se pronunció por el "no", "hoy estamos en un escenario completamente diferente", que amerita una decisión consensuada detrás de la que deben encolumnarse todos, aún con la amenaza de las presupuestas renuncias.

Según ha anunciado Ana Pastor, el rey en una decisión propia, después de haber seguido atentamente los últimos acontecimientos, ha fijado una fecha para la reunión con los grupos parlamentarios.

Será entre el 24 y el 25 de octubre, fijándose el pleno de investidura para los días 27 y 28.

El rey decidirá tras la ronda de consultas, con los grupos políticos con representación parlamentaria, si alguno de ellos cuenta con los apoyos necesarios, como para que se nomine un candidato a la investidura. De no ser así habrá terceras elecciones.España tu suerte está echada.

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!