Todo indicaría que este sábado 29 de octubre finalizaría con un nuevo presidente. Mariano Rajoy sabe que cuenta, a priori, con la abstención en bloque de Ciudadanos y del PSOE, según reza la carta orgánica del partido socialista. Sin embargo, Pedro Sánchez ha puesto tanto en juego para defender su “no es no”, que se especula con la posibilidad de que no se abstenga.

El miércoles dejó un halo de duda aún más grande, cuando al ser consultado sobre su postura en la segunda votación, el ex secretario general del PSOE, respondió lacónico que el sábado será otro día.

Pero su decisión de final, puede resultar peligrosa para la futura carrera política de Sánchez. Si cumple con las bases de su partido y se adhiere a la abstención en bloque, su imagen podría resultar dañada tanto para la militancia socialista como para el grueso de electores. La otra opción, la votar no, le ocasionaría dejar las filas del partido, hecho que complejiza todavía más su futuro en la política nacional.

Su postura distante, este jueves, ante el discurso de Antonio Hernando han abierto las sospechas sobre su alejamiento del partido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más