Esto de la Política es asqueroso, dejemos a un lado lo políticamente correcto, valga la ironía después de lo que hemos visto este sábado en la sede de Ferraz. Eso y otras lindezas de la vida cuando se ponen en entredicho los intereses y las buenas intenciones. Pedro Sánchezha muerto dignamente, no hay que ser un profundo analista para, más allá de las diferentes luchas que le llevaron a la secretaria general, los favores y demás zancadillas que han hecho que muchos de sus apoyos hayan sido los responsables de la última puñalada, la forma de ser derribado ha sido infame. Josep Borrel el que fuera secretario general del PSOE explicó la situación muy gráficamente en la SER, “si esto es un golpe de estado, es labor de un sargento chusquero” y añadía sobre la posición que Susana Díaz tomó “quien dice que en los estatutos pone que existe una comisión gestora para sustituir a una ejecutiva federal, eso no existe (...) cuando la señorita Díaz dijo que no se podía gobernar con 85 diputados, y esto lo debe saber desde el día siguiente de las elecciones, entonces en el Comité federal tenía que haber sido consecuente y debería haber tomado la decisión de la abstención, pero eso no lo hizo nadie porque es un coste político para el partido, porque es impopular entre las bases y porque todo el mundo se guarda la mochila por lo que puede ocurrir mañana”.

Las consecuencias del sábado ya son conocidas. A partir de entonces se pone en marcha una gestora que dirigirá el partido hasta el próximo Congreso federal. La voces críticas a esta lista “integradora” son muy elevadas, como es el caso de Patxi López que no ha aceptado el llamamiento a través de Idoia Mendia, rechazando el ofrecimiento de los ganadores de este comité federal, con un “Yo vine a apoyar la celebración de un congreso y ha salido una gestora” ha dicho la actual secretaria general de los socialistas vascos. Javier Fernández, el secretario general del PSOE en Asturias se ha rodeado de una lista mayoritaria de pro “críticos”, aunque hay afines a Pedro Sánchez como Antich, u Ocón. Los elegidos son Mario Jiménez, Asunción Godoy, José Muñoz, María Dolores Padrón, Ricardo Cortés Lastra, María Jesús Serrano, Soraya Vega, Francesc Antich y francisco Ocón.

Mañana llevarán a cabo su primera reunión, y la primera decisión que van a tomar es mantener a Fernando Hernando como portavoz en el congreso.

El próximo Congreso federal será el conclave para dilucidar el futuro de un partido completamente roto, que sabe de la necesidad de que no haya elecciones en diciembre para poder reconstruirse en los próximos cuatro años.

La organización de un proceso de primarias que ya está sobre la mesa, daría el próximo secretario general. En ellas podría de nuevo Pedro Sánchez postularse como candidato ante las bases. El exsecretario general no ha descartado esta opción, pero con toda seguridad no se lo permitirán.

Susana Díaz la principal instigadora del derrocamiento de Pedro Sánchez y cabeza visible de la herencia de los barones, se ha convertido en la dama de hierro del partido, pero no nos engañemos, no tiene el respaldo de la militancia.

Ha dejado caer su intención a la candidatura a secretaria general, “donde crean mis compañeros que soy útil, o en la cabeza o en la cola”. De esta manera se postula para conquistar el partido a nivel nacional, con el tiempo suficiente para apuntalar la sucesión en Andalucía. Controla los aparatos del partido, no así las bases ni votantes que apoyaron el “No, es No”. La traducción de este hecho no es muy halagüeña, los que mandan sin ser elegidos, los que están detrás de las bambalinas no están dispuestos a perder nunca.

El partido mientras tanto, apoyará con toda seguridad la abstención en el Congreso y facilitará un nuevo gobierno de Mariano Rajoy, aunque en Génova son conscientes del poder que en estos momentos acumulan y podrían plantearse ir a unas terceras elecciones, presuponen una victoria con mayor holgura y el aumento de escaños.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!