Tras más de 300 días sin Gobierno, el próximo sábado Rajoy será investido presidente y se acabará la etapa del Gobierno en funciones y de las especulaciones sobre pactos que ilusionaban a muchos y que han acabado siendo tan inexistentes como decepcionantes.

Tras el discurso de investidura del superviviente señor Rajoy, las incógnitas siguen siendo variadas, aunque parecen problemas menores una vez a resuelto el temaprincipal, la formación de Gobierno. En el discurso, el todavía presidente en funciones ha ofrecido "diálogo" y entre todos los partidos, y ha vuelto a auto asignarse esos méritos que tienen que ver con el "crecimiento económico" y la supuesta "creación de empleo".

El debate que gira en torno a la investidura es si el PSOE, después de entregar el Gobierno a la derecha, dejará o no que se abstengan todos sus miembros. Parece que el tema de la abstención será un mandato imperativo, pues la Gestora ya ha advertido atodos sus diputados quetienen que someterse a las órdenes del Comité Federal (el mismo que defendió el "no es no" a Rajoy hace apenas cuatro meses).

Sobre todo ésto han preguntado al reaparecido Pedro Sánchez, que ha vuelto al Congreso para saludar a sus "amigos", y escuchar el debate. Sin embargo, el ex secretario general no ha resuelto ninguna duda y ha afirmado que mañana votará contra Rajoy, yno ha dichoque hará el sábado. Parecería curioso que alguien como Margarita Robles mantuviera su no, y el damnificado Sánchez se sometiera a aquellos que le arrebataron el poder.

Cualquiera sabe.

Fuera del Congreso, hay vida real (a pesar de que Celia Villalobos se empeñe en que la realidad está en las instituciones) y éste miércoles 26 de octubre se ha convocado una huelga general de la educación que ha tenido un gran seguimiento y que ha provocado manifestaciones multitudinarias esta mañana y sobre todo por la tarde, dónde ha habido una marcha que salía de Cibeles para llegar al Ministerio de Educación.

Sin embargo, estas manifestaciones nada tendrán que ver con las que se formaran el próximo sábado, día en el que presumiblemente Rajoy será por fin Presidente. Se ha convocado una gran marcha bajo el lema "Ante el golpe de la mafia, democracia" y considerando lo que está ocurriendo como "un golpe de estado", los manifestantes irán de Neptuno a Sol y estarán también en la puerta del Congreso.

IU y Podemos ya han dado su apoyo a la manifestación, mientras que el PP, el PSOE y Ciudadanos se han posicionado en contra. La formación liderada por Pablo Iglesias se ha mostrado a favor incluso de ir a saludar a los manifestantes, y hay fuentes que afirman que Podemos está estudiando el modo de que alguno de sus miembros participe en la misma.

Desde luego, los que pedían un Gobierno para que hubiera estabilidad en el país han empezado con el pie izquierdo, pues las movilizaciones se multiplican e Iglesias amenaza con volver a la calle y utilizar las instituciones "sólo como herramienta". Además, hasta el sábado nosabremos quién se abstiene y quién no de la bancada socialista.

En definitiva, Rajoy diciendo que "España va bien", huelga estudiantil, manifestación contra el supuesto "golpe de estado", Iglesias amenazando con volver a la calle, Javier Fernández diciendo que todos votarán que sí, Iceta diciendo que el PSC dirá no, Sánchez diciendo que no sabe...

...y Borrell que igual vuelve.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!