El 25 octubre del 2006, Francia y España amanecían con la noticia de un espectacular robo en Vauvert. Del atraco a la empresa francesa Sidam, se llevaban 350 pistolas, pero le procedimiento fue largo y complejo, 8 horas de terror para una familia.

Para lograr que la propietaria de la empresa Sidam, de donde se sustrajeron las armas, desactivase las alarmas y quitara la vigilancia, los asaltantes secuestraron a una mujer y su hijo. El robo demoró unas 8 horas y aunque no estuvo muy claro cuantas personas intervinieron, se creen que eran 5. De los asaltantes 4 eran hombres y 1 una mujer. La manera en la que se llevó a cabo el robo no dejaba dudas para el gobierno español y tampoco para el francés, que enseguida comprobaron que detrás estaba la banda terrorista.

La propietaria, su nuera y su nieto de cerca de 10 años permanecieron todo ese lapso secuestrados dentro de la empresa, mientras los delincuentes cargan su botín. Sobre las 3 de la madrugada, los asaltantes se marcharon, dejando a los secuestrados dentro.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!