El audio que circuló en los medios donde Trump decía que podía agarrar a las mujeres y hacerles lo que le viniera en gana, desvela un contexto donde mujeres de todas las edades son agredidas sexualmente sin que sean penetradas.

La agencia de derechos fundamentales de la Unión Europea realizó un estudio, el cual concluyó que en la Unión Europea un veintinueve por ciento de mujeres desde sus quince años, han sido tocadas, abrazadas o besadas sin su consentimiento.

Quien conversaba con Trump, Bill Bush ríe las historias de abusos.

Anuncios

Expertos en trabajo social lo denominan como el ‘reforzador’. Este episodio informado por The Washington Post ha generado controversia entre republicanos a pesar de que Trump sigue siendo candidato. Más allá de eso, sus frases visibilizan el acoso sexual.

Trump en su conversación que pasa de machista, dice cosas como: “me dirigí hacía ella como cabrón pero no conseguí nada. Es algo automático mi atracción por mujeres guapas”. También añade que quiere primero besarlas pero que no espera sólo un beso de ellas, agregando que cuando se es una estrella, seguro que dejarán hacerlo y que puede hacer lo que quiera.

Estas palabras son claves en las situaciones de agresión sexual.

Hay que destacar que el ministerio del interior contabiliza entre el 2009 y el 2015 diez mil violaciones. Más increíble aún RAINN registra que una de cada seis mujeres en Estados Unidos ha sido violada, donde se cuentan los ataques de baja intensidad.

Expertos de la fundación Aspacia indican que muchos casos registrados son los cometidos por desconocidos en las calles de noche, pero que el acoso callejero no se registra, pasan desapercibidos tocamientos o invasiones a la privacidad; entre muchos otros.

Anuncios

Como el caso relatado por Trump, explicaron.

Un estudio estadístico de la Ong Action Aid dice que el 79 por ciento de mujeres de India, ochenta y seis de Tailandia, ochenta y nueve por ciento de Brasil y setenta y cinco del Reino Unido han sido violentadas sexualmente en espacios públicos y que un veintitrés por ciento han sido tocadas en partes íntimas. Y esto no se discute en agendas públicas.