La Política que atañe hoy en día en nuestro país se va tornando, mes a mes, más oscura o turbia, o cuanto menos, deja extraños o discordantes compañeros de cama, que, curiosamente, nunca creeríamos que podrían compartir mismo lecho.

Y es que lo que era un "NO" absoluto, se convierte en un a lo mejor o, incluso, un "SI" casi sin paliativos. Parece ser que existe poca memoria en estas lides, aparte de que se dejan en otro lejano apartado, la dirección del sentido político, convergiendo en el centro, olvidando izquierda o derecha.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

Nos despierta la rauda disposición del Partido de la rosa para poner fecha para su comité federal, que ya está fijado para el domingo de la presente semana, y parece que la propuesta de la abstención es la favorita, después del cese en funciones como secretario general del Partido, Pedro Sánchez.

El actual cabeza del PSOE Javier Fernández, presidente de la gestora, parece tener más claro que el pacto con el Partido Popular sería un mal menor, indicando el claro giro a la más que probable abstención y es que a la vista de los acontecimientos, el NO rotundo que esgrimía el partido otrora, se ha borrado de la memoria socialista.

Parece claro que el PSOE vaticina para sí unos resultados horribles en caso de que los españoles tuviéramos que volver otra vez a las urnas, incluyendo el Sr. Fernández frases como “el edificio del Partido está dañado, debemos conservar el solar”.

La comparación clara que se nos viene a la cabeza es un programa del corazón como Sálvame, dónde les falta un Jorge Javier Vázquez que los comande, al menos actualmente. Decimos esto porque Luena, que fuera número 2 del partido cuando estaba Pedro Sánchez dijo “Todos tenemos que cumplir lo que el partido decida”, y apostillaba “Sería legítima pero estaría deslegitimada en el fondo político”. Quizás con esas palabras, andando a dos aguas, quiere contentar a las dos partes enfrentadas en este candente tema.

Vídeos destacados del día

De todo este maremágnum que se vive hoy en día en el PSOE parecen sacarse dos conclusiones básicas, se están creando los cimientos de la futura abstención, y, por ende, la posibilidad de un gobierno del Partido Popular y que, incluso los más críticos con esta circunstancia, están dispuestos a hacer oídos sordos a la militancia socialista.